25 de septiembre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > SEMBLANZAS
 
  24 de septiembre de 2008
  Rafael Quirosa-Cheyrouze y Mónica Fernández Amador
  Virtudes Castro García. La hija del maestro socialista
  Nació el 22 de agosto de 1938 en Adra, pueblo costero del poniente almeriense. Era la mayor de los tres hijos del matrimonio formado por Antonio Castro Moreno, maestro socialista que fue nombrado concejal de la corporación abderitana tras la victoria del Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936, y Virtudes García Barranco. Aprendió sus primeras letras en su localidad natal y, con 14 años de edad, hizo el examen de ingreso a la enseñanza secundaria en Almería capital.

Autodidacta.
Sin posibilidad de matricularse en el instituto, realizó el Bachillerato en una academia particular que su padre, después de haber permanecido varios años en prisión, había instalado en la barriada de la Alquería para dar clases a niños y adultos. Allí, a la vez que atendía a su propia preparación, Virtudes Castro colaboraba impartiendo algunas materias. Como resultado de este interés por la actividad docente, en 1958 inició la carrera de Magisterio, si bien poco después la abandonó y se trasladó a vivir a Madrid, dedicándose desde entonces a las tareas del hogar. No obstante, sus inquietudes personales le llevaron a retomar posteriormente los estudios, examinándose por libre en Almería y alcanzando el título de maestra de Enseñanza Primaria en 1972. Ese mismo año regresó a Adra.

En 1975 aprobó unas oposiciones para agente de la propiedad inmobiliaria e instaló una oficina junto a su hermano en la capital almeriense. Asimismo, cursó varias asignaturas de la licenciatura de Derecho en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Después de su etapa como parlamentaria, fijó su residencia definitiva en Almería. Su participación en las Cortes Constituyentes le permitió ser miembro de la Orden del Mérito Constitucional desde 1988, con motivo del décimo aniversario de la Carta Magna. Entre las aficiones de Virtudes Castro García destacan el cine, el teatro, los viajes y el contacto con la naturaleza. Casada en Adra el 18 de junio de 1959 con Gregorio Palomino Sosa, han tenido tres hijos: María Virtudes, Greogorio y María del Carmen.

Socialismo en los genes
. Motivada por la arraigada ideología de su familia y, fundamentalmente, por la actividad desarrollada por su padre durante los últimos años de la dictadura franquista, Virtudes Castro García se afilió al Partido Socialista Obrero Español en febrero de 1976, apenas iniciada su reorganización en la provincia almeriense. En las primeras elecciones democráticas, celebradas el 15 de junio de 1977, ocupó el número dos de la candidatura del PSOE para el Congreso por Almería. La lista fue respaldada por 50.723 electores, resultado que permitió a Virtudes Castro obtener un escaño y convertirse en una de las 20 mujeres diputadas durante la Legislatura Constituyente. En los comicios generales del 1 de marzo de 1979 volvió a figurar entre los candidatos del PSOE por la circunscripción de Almería, en esta ocasión para la Cámara Alta. En la urnas, Castro García recibió un total de 66.102 votos, siendo proclamada senadora electa.

Paralelamente a su labor como parlamentaria, durante el periodo de transición a la democracia Virtudes Castro colaboró en la implantación y desarrollo del PSOE por los distintos municipios almerienses, si bien no llegó a formar parte de la estructura orgánica provincial. No obstante, durante varios años fue dirigente de la Agrupación Local de Adra. Asimismo, en el plano sindical, Virtudes Castro fue miembro de varias ejecutivas de la Unión General de Trabajadores de Almería. Además, coincidiendo con su cargo en el Senado, ocupó la Secretaría de Relaciones Internacionales de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra.

Al finales de 1982, concluida la I Legislatura, abandonó la política y se fue alejando de las posiciones defendidas por el PSOE. En 1985 ingresó en las filas del Partido de Acción Socialista (PASOC), organización en la que llegó a ser secretaria provincial. Además, como representante de esta formación y participó como número dos de la candidatura presentada por la coalición Izquierda Unida en las elecciones autonómicas de 1986, aunque no alcanzó el escaño de parlamentaria. Un año después, en los comicios locales, fue elegida concejala del Ayuntamiento de Almería en representación de la citada coalición, puesto en el que se mantuvo hasta 1991. A mediados de la década de los noventa Virtudes Castro regresó al PSOE, permaneciendo desde entonces como militante de base. Asimismo, es miembro de la asociación de ex diputados y ex senadores.

Parlamentaria. En el Congreso de los Diputados inaugurado tras las elecciones generales de junio de 1977 y, a la postre, encargado de la elaboración del texto constitucional, Virtudes Castro García ocupó la Vicepresidencia primera de la Comisión de Peticiones, constituida en noviembre de ese mismo año. En la I Legislatura, esta vez como miembro del Senado elegido en los comicios de marzo de 1979, Virtudes Castro fue secretaria segunda de la Comisión de Agricultura y Pesca, y vocal de Educación y Cultura, e Incompatibilidades, vigentes todas desde mayo de 1979 hasta agosto de 1982. Además, ocupó una vocalía en la Comisión de Obras Públicas, Urbanismo, Transportes y Comunicaciones entre junio de 1980 y febrero de 1981.

Durante su etapa como senadora, su participación en el debate parlamentario fue mayor que en el periodo anterior. En este sentido, interpeló al Gobierno sobre los recursos hidráulicos (octubre de 1979), diversas actuaciones arqueológicas (enero de 1982) y las condiciones retributivas de los trabajadores del empleo comunitario (febrero de 1982). Asimismo, intervino ante el Pleno para preguntar sobre la situación de los agricultores almerienses, en dos ocasiones, y sobre las actuaciones de la organización ultraderechista Unión de Falangistas de Andalucía (noviembre de 1979), y sobre la situación de los agricultores almerienses, atendiendo tanto a la exportación, consumo interior y protección del cultivo de la uva (octubre de 1979), como a las subvenciones para compensar las pérdidas ocasionadas por las heladas (febrero de 1980). Finalmente, solicitó al Ejecutivo respuesta por escrito a una treintena de preguntas, en su mayoría elaboradas en colaboración con los también senadores por Almería José María Batlles Paniagua y Eloy Jesús López Miralles, y que hacían referencia a aspectos de diversa índole, como sanidad, infraestructuras, pensiones, vivienda, paro obrero o servicios de Renfe. Además, a título personal, formuló diversas cuestiones relativas a los componentes del antiguo Cuerpo de Magisterio Nacional, como la actualización de las pensiones por jubilación (mayo de 1979) o la afiliación con carácter retroactivo en la Muface de los cursillistas de 1936 (octubre de 1979).
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición