25 de septiembre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > SEMBLANZAS
 
  21 de julio de 2011
  Mónica Fernández Amador y Rafael Quirosa-Cheyrouze
  Blas Díaz Bonillo, pilar básico del socialismo
  Nacido el 23 de septiembre de 1945 en Zurgena (Almería), Blas Díaz Bonillo era el único hijo de Pascual Díaz Pardo, agricultor que en época de penurias había marchado a Estados Unidos, y de Trinidad Bonillo Iniesta. Aunque el domicilio familiar estaba ubicado en el paraje de La Concepción, su madre decidió que viviera en casa de unos tíos, en su localidad natal, para poder disfrutar de mayores comodidades y, sobre todo, poder asistir a la escuela. De esta forma aprendió las primeras letras y, cuando contaba con 14 años de edad, realizó la prueba de ingreso a la enseñanza secundaria, obteniendo matrícula de honor en el ejercicio.

Gracias a esta calificación, recibió una beca de estudios que le permitió realizar el Bachillerato en el instituto de Huércal Overa, también en la provincia almeriense. A su término, y ante la imposibilidad de hacer una carrera superior por falta de recursos económicos, se matriculó en Magisterio, si bien preparaba las asignaturas por libre y sólo se desplazaba a la capital para presentarse a los exámenes de evaluación. En 1972 aprendió mecanografía y taquigrafía y, poco después, comenzó a trabajar en una empresa local, Construcciones Andrés García Ramos. En 1979 abandonó su puesto y se trasladó a Almería para dedicarse plenamente a la actividad política, aunque permaneció inscrito en el censo de Zurgena. Desde el año 2002, ocupa la gerencia de la empresa de residuos sólidos Sociedad Anónima Reverté Carbonatos de Calcio, en el municipio almeriense de Albox. Con fuertes inquietudes sociales desde su juventud, Blas Díaz Bonillo se introdujo en la actividad política a finales de 1973, a través de su activa participación en un movimiento vecinal de oposición al Gobierno municipal de Zurgena, gestado como consecuencia de las graves inundaciones que asolaron la localidad en el mes de octubre de dicho año. Asimismo, a partir de ese momento colaboró con un grupo de militantes históricos del municipio en la reorganización del Partido Socialista Obrero Español, dándose de alta como afiliado en 1976. Una vez constituida oficialmente la Agrupación Local, Díaz Bonillo fue el encargado del área de Organización y, desde 1980, ocupó la secretaría general de forma ininterrumpida.

Del mismo modo, desarrolló distintas funciones en el PSOE de Almería, llegando a convertirse en uno de los pilares básicos de su estructura orgánica a nivel provincial. En efecto, en mayo de 1979 entró a formar parte de la Comisión Ejecutiva como vocal y, apenas nueve meses después, en febrero de 1980, asumió la secretaría de coordinación de la directiva elegida en el II Congreso de los socialistas almerienses. A partir de entonces, Blas Díaz Bonillo fue el principal responsable de la expansión e implantación del partido y su central sindical, la Unión General de Trabajadores (UGT), por toda la provincia, entablando contactos en los distintos municipios y constituyendo nuevas agrupaciones locales. Continuó a la par dedicado a las tareas de coordinación, en septiembre de 1980 se hizo cargo de la Secretaría de Política Municipal y en el III Congreso Provincial, que tuvo lugar en diciembre de 1981, pasó a ocupar la Secretaría de Política Institucional. En julio de 1982, como componente de la lista presentada y encabezada por el senador José María Batlles Paniagua, fue elegido secretario de organización. Finalmente, fue nombrado presidente del PSOE de Almería en un Comité Provincial Ampliado celebrado en los primeros días de 1983, siendo ratificado en este puesto durante el IV Congreso Provincial, en mayo de 1985, y manteniéndose como tal hasta la primavera de 1988.

En las elecciones legislativas del 28 de octubre de 1982, Blas Díaz Bonillo consigue un acta de diputado en la lista del PSOE y en 1986 es elegido senador. Finalizada su etapa como parlamentario, en 1996 fue nombrado delegado de Trabajo e Industria en la provincia de Almería, cargo en el que permaneció hasta el año 2002. Desde entonces, además, forma parte de la asociación de ex diputados y ex senadores.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición