25 de septiembre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > SEMBLANZAS
 
  21 de julio de 2011
  Francisco Moncada
  Manolo Escobar, voz de emigrante
  Manolo Escobar, (El Ejido de Dalías, 1932), acudía regularmente con sus hermanos Salvador, Baldomero y Juan Gabriel en formidable compañía de sus guitarras a los programas cara al público de la inolvidable Radio Juventud. Los cuatro formaban un grupo de tres guitarras y una voz que actuaba generalmente en locales de la Costa Brava. Cuanto podían se desplazaban hasta Almería, su tierra, para actuar en las fiestas de los pueblos y, cuando estaban en la capital, acudían a la emisora de la Plaza de San Fernando donde les presentaban Sigfredo Ortega y Emilia Martín en el estudio grande, con un público siempre dispuesto al aplauso y a la participación en los concursos. Su estrella se apagó un poco durante la Transición que fue el momento de los cantautores y de los artistas denuncia. Pero siempre ha estado ahí, llevando el nombre de Almería por medio mundo.

En aquellos años, tanto Manolo como sus hermanos, conservaban cierto aspecto pueblerino no exento de viveza y simpatía que caía bien entre los oyentes. Supieron utilizar la radio para su lanzamiento, tanto en Almería como en otras provincias, y se adaptaron pronto al, para ellos, mundo nuevo del espectáculo con todo lo que lleva implícito de aventura diaria. Sólo el tesón y la imperiosa necesidad de salir adelante hicieron posible el éxito que en sueños vislumbraba aquel espabilado muchacho que encabezaba el grupo “Manolo Escobar y sus guitarras”. Atrás quedaban los trabajos primeros como albañil, metalúrgico y ebanista, aunque mantendría constante ese espíritu de superación suficiente para estudiar por las noches el bachillerato elemental que le permitiría aprobar unas oposiciones de auxiliar de Correos. Madrecita María del Carmen estaba orgullosa de sus hijos, y la modesta fonda de El Ejido era ya un lejano recuerdo de aquella familia que tuvo que emigrar a Barcelona, como tantas otras familias almerienses, cuando el Campo de Dalías era un territorio estéril, años antes del milagro de los invernaderos.

Contratos mínimos en compañías de variedades, paso a paso hasta la grabación de los primeros discos: ‘Debajo de los olivos’ (1958) y ‘Yo soy un hombre del campo’ (1959). La consagración popular llegaría en 1960 con ‘El porompompero’, que se cantó hasta en Japón, y su primer espectáculo propio se iniciaría en el Teatro Duque de Rivas de Córdoba. Luego vendría la primera película, Los guerrilleros (1963), que contribuiría al aumento de su popularidad. Protagonizó y cantó en otras cintas muy taquilleras: El padre Manolo, Relaciones casi públicas, En qué país vivimos, Entre dos amores y Juicio de faldas. Pero antes fueron muchos los éxitos discográficos, aunque habitualmente no figuraran en el ránking que confeccionaban los comentaritas de música. Su repertorio alcanza más de quinientas canciones, muchas de ellas tan populares como ‘Pasodoble te quiero’, ‘Mi carro’, ‘Almería, espejo del mar’, ‘Ni se compra ni se vende’, ‘La morena de mi copla’ y ‘Que viva España’, pasodoble escrito por unos holandeses del que se vendieron más de seis millones de discos, cifra no alcanzada hasta entonces por ningún cantante español.

El repertorio de Manolo Escobar entra dentro de lo que Vázquez Montalbán clasifica como canción nacional. Heredero de Angelillo, Juan Valderrama y Antonio Molina, Manolo ha representado durante muchos años a la canción española y andaluza en todos los escenarios del territorio nacional, y fuera –especialmente en Alemania – ha sido la voz de España para los emigrantes. Como índice de audiencia hay que señalar que sustituyó a legendarias figuras en las peticiones de los oyentes y en los discos dedicados de las emisoras de radio, y supo adaptarse a las distintas épocas, siempre con el número uno según la apreciación popular. Es curioso que su interpretación de “El porompompero”, de Rodríguez, Ochaíta y Solano, fuera la canción que más dinero recaudó durante los años sesenta, según datos de la Sociedad General de Autores de España (SGAE). Sin embargo, insisto, nunca apareció como tal en la lista de éxitos.

A pesar del tiempo, la popularidad de Manolo Escobar no ha llegado a eclipsarse nunca. Ahí sigue, con esporádicas intervenciones en televisión y actuaciones en vivo y donde sea menester. Le vemos con su característica sencillez, con su sonrisa y su estilo de cantante masculino, sin amaneramientos en el pregón de la copla, voz del pasodoble y voz del pueblo, viejo amigo de la radio y ejemplo siempre. De constancia en el trabajo. Y es que Manolo, con tacones o sin tacones, sigue siendo –como Marcial– el más grande.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición