19 de noviembre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > SEMBLANZAS
 
  28 de junio de 2011
  Antonio Gil
  Miguel Castillejo Gorráiz. Mecenazgo cultural de Cajasur
  Lo que hoy conocemos por Cajasur era en 1976 el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba. Lo que hoy sabemos como momentos transcendentales en la historia de España, para que se diese una evolución pacífica y legal, desde un régimen autoritario a una democracia pluripartidista, fueron también momentos decisivos para la entidad financiera cordobesa.

Relevo generacional. Fundada en 1864 y gobernada por un patronato eclesiástico desde entonces, su presidente desde 1948, don José María Padilla, cae gravemente enfermo a finales de 1975. En número de oficinas, Padilla había llevado al Monte de Piedad, de cinco en 1948, a 135 al final de su mandato y el saldo de recursos ajenos lo elevó de 38 millones de pesetas a 24.812 millones de pesetas. Pero la grave enfermedad le aparta de las decisiones ejecutivas, justo en una coyuntura nacional delicada. Será un joven y brillante sacerdote de 47 años, Miguel Castillejo Gorráiz, canónigo penitenciario de la Catedral de Córdoba desde 1973 y desde entonces patrono del Monte de Piedad, quien asuma en enero de 1976 la presidencia de la Junta de Gobierno y, tras el fallecimiento de don José María Padilla, en marzo de 1977, la presidencia del Consejo de Administración del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba.

Desde su entrada en el Monte de Piedad en 1973, Miguel Castillejo se había hecho cargo de la Obra Social y Cultural, puesto en el que permanecería hasta 1977, cuando al pasar a desempeñar la presidencia de la entidad, fue designado como jefe de dicha Obra Social y Cultural el historiador Luis Palacios Bañuelos. De Castillejo, un cuarto de siglo después, todos saben que ha llevado a la Caja cordobesa a altos niveles de potencia económica y de servicio a la sociedad, a la par que manteniendo la singularidad jurídica de su fundación eclesiástica. Ya en aquellos primeros pasos, dejó clara la eficacia de su gestión en el terreno financiero y en el benéfico-social.

En momentos delicados para el país, Castillejo supo mantener el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba al margen de cualquier disputa política, exhibiendo una exquisita neutralidad en los sucesivos avatares por los que fue pasando España: Aprobación de la Ley para la Reforma Política (1976), primeras elecciones generales (1977), Referéndum para aprobar la Constitución (1978), segundas elecciones generales (1979), primeras elecciones municipales, con triunfo en Córdoba del PCE (1979) y el complejo camino que llevó a las primeras elecciones autonómicas andaluzas en 1982. La aceptación de la ley vigente y de los resultados de las urnas, fueron las máximas del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, apolítico en todo momento, como por otra parte se espera de una institución financiera.

Congreso de Historia. Con Castillejo, supo adaptarse el Monte de Piedad cordobés a aquella España y Córdoba cambiantes y, además de continuar su expansión territorial y mejorar su rendimiento económico, dirigió sus esfuerzos en tres campos: primero, la Obra Social y Cultural. Con una extraordinaria visión de futuro, el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba organizó y patrocinó en 1976 el I Congreso de Historia de Andalucía que, coordinado por el historiador José Manuel Cuenca Toribio, se convirtió en un foro de investigación, aportaciones, análisis y debates sobre la historia de nuestra región, siendo especialmente vivos los estudios de la Andalucía Contemporánea, en los que con total libertad se abordaron temas hasta entonces no tratados en público. La publicación un par de años después y en diez volúmenes de las Actas de dicho Congreso fue un acierto más del Monte, quedando como referencia historiográfica para estudios posteriores. La publicación, en estos años de la Transición, de obras como Orígenes del Regionalismo andaluz, de Manuel Nieto Cumplido; Andalucía: una introducción histórica, del profesor Cuenca Toribio o la Gran Enciclopedia de Andalucía, en diez tomos, obra entonces novedosa, demuestran la oportunidad de la Caja de Ahorros cordobesa en aquellas fechas. La creación del comedor universitario y de los Colegios Mayores Universitarios fue la otra gran aportación de la Obra Social y Cultural con sentido de oportunidad, pues apoyaban decisivamente a la recién nacida Universidad de Córdoba, fundada en 1973.

Defensa de la institución. Segunda, la defensa del carácter fundacional y eclesiástico del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, ante el Real Decreto de 27 de agosto de 1977, que suponía una clara amenaza a las fundaciones de carácter privado. Tanto el Consejo de Administración, como el obispo de Córdoba, monseñor Cirarda, encargaron a Castillejo la defensa de la singularidad de la Caja ante el Ministerio de Economía. La defensa fue un éxito y el Ministerio reconoció las peculiaridades fundacionales de la Caja cordobesa, aprobándole sus Estatutos, adaptados a la nueva ley pero con las concreciones correspondientes, en febrero de 1978.

Y tercera, la clara sintonía de Castillejo con la realidad socioeconómica andaluza, la necesidad de inversiones y revulsivos económicos, el que las Cajas pudiesen dedicar más fondos a su Obra Benéfico Social y la identificación con las inquietudes regionales andalucistas, no en sentido político pero sí de desarrollo de Andalucía, como quedó demostrado en la carta que dirigió a Adolfo Suárez, presidente del Gobierno, cuando Castillejo asumió la presidencia de la Federación de Cajas de Ahorros de Andalucía, a principios de 1979. Las entrevistas concedidas en estos años a distintos medios de comunicación, como Ya y Tierras del Sur, y sus discursos en esta época, dejan claro el sentido de pertenencia a un tiempo en evolución que tenía Castillejo y con el que supo dotar a la institución que presidía.

Humanismo. Miguel Castillejo ha dejado siempre claro en su gestión al frente de Cajasur su defensa del humanismo cristiano como horizonte de afanes e ideales. Precisamente, sus primeros años de sacerdocio los ejerció como párroco de Hornachuelos, y posteriormente, de Fuente Obejuna y de Peñarroya-Pueblonuevo, desde donde vino a la parroquia de El Sagrario de la capital cordobesa, opositando posteriormente al cargo de canónigo penitenciario del Cabildo de la Santa Iglesia Catedral, puesto que le permitía formar parte como patrono del entonces Monte de Piedad. El humanismo abarca lo humano, lógicamente, su desarrollo constante y su relanzamiento audaz, hasta lograr que pueblos y ciudades logren sus más altas cotas de progreso. El cristianismo ofrece una visión de la historia, contemplada desde la trascendencia, desde el anuncio de la Buena Noticia de la salvación, ofrecida por Cristo, Dios hecho Hombre, enseñada, celebrada y realizada por su Iglesia, como sacramento de salvación.

No es fácil llevar el timón de una entidad como Cajasur, en la que hay que compaginar, por una parte, principios sagrados y evangélicos, y por otra, los avatares políticos, económicos y sociales, sorteando todo tipo de obstáculos, debidos precisamente a esos vaivenes de la historia y de las circunstancias de la nueva sociedad que nos ha tocado vivir. Miguel Castillejo ha puesto siempre sobre la mesa de su despacho los objetivos de la Fundación, los horizontes cristianos y eclesiales, defendiendo ese patrimonio que la propia Iglesia le entregó para su mejor desarrollo y su más fructífera gestión, al servicio de toda la sociedad, y abarcando sus ámbitos y áreas más dispares.

La etapa de la Transición fue vivida y “gestionada” conforme a esos principios fundacionales, a la par que junto a las exigencias del guión de la nueva Historia de España, que pasaba con rapidez sus páginas desde la época autoritaria hasta la época democrática.




   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición