28 de febrero de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > MONOGRÁFICOS > Távora en esencia
 
  Mercedes de Pablo
  La Cultura (Sevilla)
  Távora en esencia
  Salvador Távora nació con una  copla escrita en la piel, pero a la letra de Rafael de León él le puso la tinta de Ramón J. Sender. Torero, matador de novillos y cantaor tras los pasos, Távora niño, del Bizco Amate y de El Papero, Távora hombre convirtió el tópico en esencia, el destino en futuro, la resignación en voluntad de cambio. Con todos los mimbres fatalistas de un andaluz pobre y torero y cantaor y guapo, Salvador Távora le torció la raya a los renglones de Dios para inventarse la historia desde dentro. La revolución desde El Cerro del Águila, si no la toma del Palacio de Invierno, sí la expulsión del señorito del templo de la cultura de los pobres, de los ruedos, de los tablaos, de las tabernas.
Para ser el Salvador Távora de Quejío, el primer manifiesto andaluz y andalucista, antes había que nacer en El Cerro del Águila, un barrio de trabajadores alrededor de Hytasa y un barrio de aluvión, de casas construidas por la noche y sin recogida de basuras, un barrio de tragedias como la explosión del polvorín de Santa Bárbara o la riada del 47. Había que torear con Guardiola y verlo morir en la plaza de Palma de Mallorca en 1960. Había que ser cantaor en el Tablao el Oasis o en la Antigua Venta Abao.
Las fábricas y los cantes y los toros y, sobre todo, la dignidad de los humillados encuentran un discurso, una firma, una metáfora en el teatro. Con  José Monleón y el Teatro de El Lebrijano Távora encuentra el camino de su particular Grial (una forma andaluza de expresarse y expresar, una filosofía plástica) en el Festival de Nancy de 1971. A la vuelta de ese viaje ya nunca será el mismo. En La Cuadra de Paco Lira concibe Quejío y, de paso, haya una manera de entender el espectáculo y entenderse a sí mismo, la seña de identidad de Andalucía en el mundo.
Desde el primer Quejío a la última Carmen, desde el primer reconocimiento en La Sorbona a la medalla de Andalucía, desde el primer abrazo de un emigrante a la admiración y respeto de todos, en todo ese recorrido hay un Távora fiel y casi obsesivo. Un hombre al que le cuesta trabajo arrancar una frase y al que no hay quien le pare cuando habla. Un estilo de entender el teatro y el pueblo, la ética y la estética. Un lenguaje de Andalucía. No el único, sin duda, pero el que ha sido capaz de enterrar aquella imagen tópica que la dictadura quiso imponer e impuso con la contundencia de una pena capital.


Mercedes de Pablo es periodista
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición