17 de diciembre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > MONOGRÁFICOS > La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
 
  Antonio Torres
  Medios de Comunicación (Almería)
  La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
  La televisión no reinaba en el ámbito de las noticias provinciales durante la transición democrática y mucho menos en el franquismo, donde la información estaba ceñida al periódico falangista Yugo, fundado en 1939 y que en 1962 cambió el nombre por el de La Voz de Almería, el decano de la prensa provincial. La única emisora de radio en el periodo 1934-1951 era Radio Almería, de capital privado. Radio Juventud abrió sus puertas en 1951 y Radio Popular en 1966. La transición deparó la aparición de la revista vanguardista Almería Semanal (1979), el diario La Crónica (1982) y Antena 3 de Radio (1982). Desde 1924 hasta 1975 el régimen mixto de explotación de la radio en España, con igual número de emisoras públicas y privadas, fue la excepción en un panorama europeo que tuvo por norma el monopolio público sin paliativos. La liberación de los años ochenta y la ruptura de los monopolios públicos en Europa permitió la entrada de nuevos actores privados. Se consolidó la FM y el número de emisoras se disparó en el periodo 1964-1989.

A Telesur por tren.
Hablar de TVE en Almería es referirse al abogado y zoólogo de reconocido prestigio Antonio Cano (Serón, 1917-Almería, 1983) y a sus hijos, que eran los corresponsales de la única tele en Almería. Carecían de medios y debían enviar por tren las cintas al Centro Regional de TVE en Sevilla para que pudieran editarse dentro del programa Telesur, que no podía verse en media provincia. En la zona norte de la provincia captaban la señal de Aitana, programa de la televisión valenciana.

El diputado provincial Diego Fuentes (UCD), concejal en el ayuntamiento de Huércal Overa, demostró su valentía política cuando en plena campaña electoral de octubre de 1982 denunció a RTVE porque en la zona norte de la provincia seguían viendo los informativos del Centro Regional de TVE en Valencia. Fuentes llevó la denuncia al pleno de la Diputación Provincial que presidía su compañero de partido José Fernández Revuelta. En la moción recordó a TVE que los ayuntamientos de Cuevas del Almanzora y Huércal Overa habían cumplido sus promesas de inversión técnica en el reemisor pero RTVE carecía de la suficiente voluntad política y económica. En el medio radio escuchaban las noticias del Centro Emisor del Sureste de RNE en Murcia que suministraban Aurea Martínez Navarro, Manuel del Águila, Francisco Torregrosa, José Miguel Fernández en deportes y este autor.
La autonomía andaluza corrigió esa grave colonización aunque Almería fue de las últimas provincias en ver el UHF o segundo canal de TVE y Radio 3, la emisora de FM de RNE, con todo lo que ello suponía de falta de cohesión territorial. Precisamente, en estas fechas, el Partido Comunista de Andalucía (PCA) provoca una proposición de ley para la creación del Tercer Canal en TVE. Esa línea la tenía madurada el presidente de la Junta de Andalucía, Rafael Escuredo, espíritu que continuó José Rodríguez de la Borbolla, quien decidió que la mejor manera era lanzar un canal autonómico.
De Escuredo me sorprendió su estilo directo para abordar las situaciones. En más de una ocasión este autor acompañó al presidente y a su eficaz jefe de prensa, Enrique García, en encuentros de cara a conocer la sensibilidad periodística ante el proceso histórico que se abría para esta tierra con la singladura del Gobierno de Andalucía. Más tarde concluyó la idea de un medio andaluz propio con la ley de creación de la Radio y Televisión de Andalucía (RTVA) con el propósito de la vertebración de Andalucía. Conviene resaltar un dato inequívoco de la falta de mentalización andaluza de los medios. Es cierto que la primera emisora que apostó en sus espacios matinales por informativos andaluces fue la Cadena SER. En cambio, el presidente del Parlamento de Andalucía, Antonio Ojeda, y su jefe de prensa, Manuel Arroyo, visitaron las redacciones de los periódicos y se entrevistaron con los directores, sin pleno éxito, para que abrieran páginas y secciones dedicadas a Andalucía.

Antena-3 y La Crónica.
La gran novedad en los medios se centra en la apertura en Almería de dos medios de comunicación: Antena-3 de Radio, dirigida por Enrique Martínez Leyva, y el diario La Crónica, fundado y dirigido por Joaquín Abad y con un grupo de jóvenes y valiosos periodistas como Pedro Manuel de la Cruz y el desaparecido Francisco Pérez de Torres. En 1983, un año después de la apertura de La Crónica, se produjo un conflicto laboral con tintes ideológicos que dejó fuera del diario a un grupo de periodistas progresistas y al consejero delegado, el editor José María Artero. Los trabajadores se vieron defendidos por distintas instituciones como el secretario provincial de UGT y diputado socialista José Antonio Amate; el director de La Voz de Almería, Gonzalo Padrón, y el ex senador de UCD y abogado José Manuel de Torres Rollón, también periodista.

El mundo era cambiante y la sociedad almeriense se adaptaba a las nuevas situaciones superando la indolencia y adquiriendo un espíritu crítico quizá discutible. Un nuevo episodio de la historia del periodismo en Almería comenzó en 1982 con la fulgurante consolidación de Antena 3 de Radio, “la radio informativa y comercial bien hecha”. En cambio, más problemas tuvo La Crónica. Un nuevo diario asomó en los quioscos de Almería. La Crónica apareció el 28 de julio de 1982, diario comprometido con la Democracia, la Libertad y la Independencia Informativa. Fue uno de los pocos medios de España que publicó la lista completa de los accionistas entre los que se encontraban, curiosamente, los periodistas y trabajadores despedidos un año después. Los directores de La Voz de Almería, José Martínez de Haro, y de Ideal, Miguel Ángel Blanco, saludaron al nuevo periódico. “Con este nuevo diario, el mundo de la información en Almería tiene ya carácter de familia numerosa”, comentó el director de Radio Popular de Almería, Francisco Moncada. En poco menos de un año el diario comenzó a tener problemas laborales, ideológicos y de todo tipo, siendo como era un proyecto plural con mucha dosis de ilusión que no supo consolidarse ante la zozobra del futuro de La Voz de Almería y la visión regional de Ideal. La empresa Cronicalsa publicó en La Crónica de 26 de marzo de 1983 un comunicado que concluía de la siguiente manera: “Lamenta profundamente que los despedidos y el miembro de la Junta de Fundadores, José María Artero, hayan llevado a la opinión pública versiones tendenciosas, inciertas e inventadas, provocando confusionismo a los lectores y temor a parte de los cuatrocientos accionistas propietarios de La Crónica de Almería”.

A la caza del periodista. La persecución a periodistas venía desde el franquismo y el poder absoluto de los gobernadores civiles. El primer estudiante en prácticas que es despedido de La Voz de Almería por no cantar el Cara el sol en un acto de inauguración del alumbrado de Cabo de Gata (1966) fue el ex director de Abc y Telemadrid Francisco Giménez Alemán (Almería, 1944), quien abandonó el periódico de su tierra despavorido. El gobernador que presidía el acto le dijo: “Niño, ¿es que no sabes cantar?” La respuesta se la dieron al día siguiente cuando fue expulsado de La Voz de Almería y eso que procede de una familia conservadora. Su recuerdo se plasma con la siguiente versión: “Mi padre siempre nos dijo que era de derechas pero que no utilizáramos jamás símbolos y cánticos falangistas o de cualquier relación nazi, y aquel día me centré en narrar lo que ocurría”.

Otro caso conocido de persecución se produjo en 1979 con el redactor de Ideal, uno de los pioneros de la información sindical, Manuel Gómez Cardeña, ex director de los diarios Córdoba y El Correo de Andalucía. Pese a ser uno de los periodistas más prestigiosos de Almería, su empresa, Ideal, sucumbió a las presiones del todopoderoso gobernador civil, Bances Álvarez, y fue trasladado a Granada. Por otra parte, el director de La Voz de Almería en 1979, Teófilo Gutiérrez, reconoció al periodista almeriense José Luis Masegosa, que realizó las prácticas en el referido diario, que no podía acceder a una plaza de redactor vacante porque figura en “la lista negra” del gobernador Bances por el simple hecho de que en la crisis de UCD el periodista fue generoso con el sector de los senadores Torres Rollón y Ramón Ponce, quienes se enfrentaron al propio Bances y al aparato de UCD. Masegosa conoció las claves de la situación por el alto cargo de la prensa nacional Donato León Tierno, quien junto al director del periódico elaboró un informe favorable para José Luis Masegosa y que Bances rechazó. Situación parecida padeció Pedro Manuel de la Cruz cuando no fue contratado en otra plaza vacante, en el diario Ideal, por el simple hecho de haberse enfrentado a un sacerdote en el colegio mayor católico donde estudió la carrera. 

El banquillo se renueva.
Con la llegada al poder del PSOE, se produjeron sucesivos cambios en la dirección de La Voz de Almería. Primero, el garruchero y doctor en periodismo José María Martínez de Haro fue relevado por Javier Esteban, director en funciones, y éste por Gonzalo Padrón, periodista que vivió la transición hacia la iniciativa privada del diario que encabezaron el editor José Luis Martínez y el director Carlos Santos, joven profesional procedente del Diario16. El diario Ideal de Granada dedicaba páginas a la provincia de Almería, bajo la dirección de Miguel Ángel Blanco. Aquí se alcanzaron cuotas de libertad impensables en aquellas fechas de transición, si se hace un análisis comparativo con la prensa de otras provincias. Las corresponsalías informativas estaban en manos de Pedro Manuel de la Cruz y Antonio Fernández Gil en El País y este autor entonces en Diario16 y La Vanguardia.
La exposición antológica Prensa almeriense, 1823-1939 constituyó en diciembre de 1982 uno de los acontecimientos más importantes de la Transición por el reconocimiento a la figura del periodista José Miguel Naveros. Se dieron cita estudiosos de la prensa como el director del Diario de Granada que vio la luz ese año, Antonio Checa, autor de Historia de la radio en Andalucía, periodistas, profesores y teóricos, coordinados por el profesor almeriense Francisco Verdegay Flores.

La pobreza de las redacciones en 1982 era notable pese al esfuerzo de los locutores que se reciclaron con gran solvencia para la información. Las secciones culturales quedaban en la redacción de La Voz de Almería; las inquietudes de la revista vanguardista Naif de Miguel Ángel Urquiza; las aportaciones de la directora de la revista Andarax, Teresa Vázquez, y sobre todo en la sección de panorama cultural de Miguel Ángel Blanco en Ideal. Este periodista ejerció un liderazgo cualitativo y moral por su respeto a las personas, a los compañeros y a los hechos. Y en la cartelera de aquel mes histórico aparecía la película Que vienen los socialistas, dirigida por Mariano Ozores, y que animaba a la “derecha de pueblo”, según la descripción del periodista Juan María Rodríguez.

De las elecciones de 1982 hay que subrayar el talante del director de Radio Almería –emisora decana, fundada en 1934 por el alicantino Miguel Soto–, Antonio Quirós, quien proporcionó los primeros debates electorales con todos los candidatos y con temas concretos para la provincia de Almería, coordinados por Inmaculada Conde y Paco Cruz. En Radio Popular, emisora que data de 1966, junto a la información política conviene subrayar la radio beneficencia de Álvaro Cruz, Pototo, desde los micrófonos de Radio Popular de Almería. En un programa especial recaudó casi dos millones de pesetas en llamadas telefónicas para las familias que sufrieron las inundaciones en el levante español. Cincuenta llamadas se recibieron en un solo programa de una hora con la circunstancia de la donación de 50.000 pesetas por parte de la Hermandad de Mutilados de la República. En Radio Juventud conviene subrayar la joven redacción capitaneada por Manuel Gutiérrez Navas, Paquillo Martínez, Antonio Verdegay y José Antonio Belda, (primer informador radiofónico que ingresó en la Asociación de la Prensa) con los primeros informativos, dirigidos por María Rosa Granados.

El Caso Almería y el seguimiento de la vista oral transformó las redacciones con la llegada a la capital almeriense de los primeros titulados. El seguimiento en el ámbito nacional lo marcaron enviados especiales de las grandes cadenas de radio, con Piti Alarcón de RNE y Francisco García, Paco Gor, de El País; Sebastián Serrano de El Periódico de Cataluña, y Melchor Miralles con Javier Torrontegui de Diario 16, entre otros. En el ámbito regional destacaba la figura del escritor y periodista Antonio Ramos Espejo, autor de un libro revelador, El Caso Almería. Mil kilómetros al sur. Es curioso cómo los premios Bayyana, instaurados por el empresario Gómez Vivancos, tuvieran en 1983 el protagonismo del abogado defensor de los guardias civiles condenados por el Caso Almería, Juan José Pérez Gómez, quien tuvo palabras significativas en la entrega de galardones. Dijo: “Premiamos al periodista Tico Medina para que hable bien de nosotros, al ministro José Barrionuevo para que nos gobierne y al arzobispo de Granada, Padre Méndez, para que rece por nosotros”.

La falta de imaginación en 1983 marcaba la forma de concebir los informativos. Basta repasar las hemerotecas y encontramos que Radio Almería y Radio Popular tienen un programa que responde al nombre de ‘Actualidad Almeriense’. Es un ejemplo que se dio con anterioridad con la imaginación de Enrique Martínez Leyva, que produjo su programa ‘Plataforma mundial del disco’ destinado a las emisoras Radio Almería, Radio Juventud y Radio Popular, que lo emitían conjuntamente. La victoria socialista aceleró la demanda de los viejos trabajadores de Radio Juventud, emisora fundada en 1951, convertida en Radiocadena Española, en 1981. En la primera semana de 1983, los trabajadores de la emisora fueron recibidos por el Defensor del Pueblo, Joaquín Ruiz Giménez. Los dirigentes del Gobierno encabezados por el diputado socialista Pablo Castellano y el director general de RTVE, José María Calviño, junto a todos los líderes sindicales y de la oposición trabajaron por mejorar la situación laboral de los trabajadores de Radio Cadena Española encerrados en Madrid.
El 10 de febrero de 1983 TVE emitió un reportaje bajo el título de ‘La Chanca’ que levantó las iras de un grupo de vecinos que redactó un comunicado, recogido por la prensa local una semana después. Entre los firmantes estaban J. Humberto García González de la Asociación para la Promoción Gitana, Aroldo Gamper Fischer por el Taller Aroldo, José García Rueda de la Asociación de Vecinos La Traíña y Ramón de Torres López, arquitecto del equipo para el estudio básico de rehabilitación integrada del popular barrio. El primer punto del comunicado subrayaba: “La visión parcial de la realidad del barrio del cual sólo se vieron las áreas en peor estado que aun existiendo, no son las únicas ni las más grandes en extensión”. Finalizaba la nota con el siguiente texto: “Queremos resaltar la buena fotografía y calidad de las imágenes, así como la ambientación musical muy adecuada al tema y valoramos también el hecho de que TVE se esfuerce en dar a conocer situaciones de marginación social que aún existen en este país”. La reacción del grupo de vecinos cualificados tenía el tufillo de la época franquista, cuando la corporación falangista levantó sus iras en contra de un reportaje escrito por el periodista Felipe Mellizo en Pueblo o la declaración de persona non grata que le ocurrió al escritor Juan Goytisolo por sus obras Campos de Nijar y La Chanca.

Renovación en La Voz de Almería. Un nuevo medio de comunicación, La Provincia, periódico de la Diputación Provincial que salió a la calle con la vista puesta en una hipotética desaparición de La Voz de Almería. Hubo temor a que quedara desierto el concurso de venta de La Voz de Almería y entonces la información local podría quedar en manos del director y máximo accionista de La Crónica y El Caso, Joaquín Abad Rodríguez, célebre porque en la tarde del 23-F de 1981 recibió el comunicado golpista de manos de Tejero para que lo publicara en el diario ultraderechista El Alcázar, donde trabajaba Abad. El Congreso había aprobado el proyecto de Ley de Supresión de los Medios de Comunicación Social del Estado en 1982, pero fue en 1984 cuando el editor navarro y prestigioso periodista de la transición española como editor de telediarios en TVE, José Luis Martínez, se hizo con el control de las acciones del decano de la prensa local. Martínez estuvo apoyado en su nueva singladura editorial por un grupo de empresarios y políticos, principalmente socialistas y con unos pocos conservadores. Una vez superada la etapa de desaparición, fusión y concentración de periódicos, los medios escritos siguen realizando grandes esfuerzos tecnológicos por mantener su papel frente a la creciente audiovisualización de la sociedad. La optimización de recursos es algo que la televisión utilizó compartiendo operadores de cámara y técnicos para el envío de señales cuando se han producido acontecimientos de interés nacional como huelga de pescadores o visitas de líderes políticos. Durante la Transición eran habituales los conflictos entre los pescadores de Almería y las lanchas o patrulleras de Marruecos. Las verduras almerienses tropezaban en la frontera de Francia con protestas y camiones volcados por los vecinos galos.

Alegría, ilusión y el cambio comenzó a funcionar en todos los ámbitos en el invierno de 1982. Con ascensos y caídas. Una de las consecuencias de caída de UCD lo representó simbólicamente el mítico restaurante de la Transición, Rincón de Juan Pedro, que ya no fue el santuario favorito de las reuniones y almuerzos de la emergente clase política. La foto ya no es sepia. El director en funciones de La Voz de Almería, diciembre de 1982, Javier Esteban, se adelantó a la agenda de los siguientes años y afirmó: “Me gustaría que pronto sea una realidad la autopista del Mediterráneo en Almería y la línea férrea Almería-Carboneras-Murcia, en estudio por Renfe y tampoco estaría mal la llegada del agua del trasvase Tajo-Segura”. El director de La Voz de Almería coincidió con el resto de informadores y subrayó el Caso Almería que “durante meses nos ha hecho famosos en las portadas de todos los diarios nacionales”.

Las ruedas de prensa se convocaban habitualmente por las tardes, pensando en la historia de los viejos periodistas y la forma de trabajar. Fue a partir de 1984, con La Voz de Almería ya privatizada, y con el editor José Luis Martínez, cuando se comenzó a cambiar la mentalidad de los representantes de instituciones, partidos, sindicatos y de todo aquel que tuviera un mínimo de luz para que sus mensajes fueran eficaces. Lamentablemente en 2005 todavía hay cargos o autoridades que sólo piensan en la prensa escrita y no en el objetivo básico de llegar a toda la población. Además, las exigencias del boom de las emisoras de FM y la paulatina aparición de la televisión configuró una forma de trabajar total para un público más exigente. La clase política y empresarial se percató que si lanzaba el mensaje de la conferencia de prensa por la mañana daban primero en la radio, en la tele y al día siguiente en el periódico. Ya todo fue menos artesanal y “más profesional” con todo lo que ello representa. La máquina de escribir dio pasó al ordenador. La era digital sustituye a la analógica y los planteamientos del año 2005 ya son los de empresas multimedia. En la redacción de La Voz de Almería, primera experiencia periodística multimedia en España de tres medios, cohabitan los redactores del diario decano junto a los de la Cadena SER y de Localia Televisión.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición