19 de agosto de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > MONOGRÁFICOS > Caídas y más que caídas
 
  Testimonio de Francisco Acosta
  La Represión
  Caídas y más que caídas
  está discutiendo en asamblea la plataforma reivindicativa para la recogida del algodón y se produce un huelga en toda la zona del canal del Bajo Guadalquivir, se efectúan tres detenciones de los dirigentes obreros de este pueblo por parte de la Guardia Civil, horas antes de que comience dicha asamblea.

En la asamblea se acuerda acudir al cuartel de la Guardia Civil para pedir la liberación de los compañeros detenidos. Se concentran ante el cuartel 200 personas que inician un tenso diálogo con el sargento del puesto, quien termina exigiendo la disolución de los concentrados, al mantener éstos su postura, ordena disparar, por lo que resulta herido en una pierna uno de los dirigentes concentrados en el cuartel. Llegan refuerzos de la Guardia Civil de otras localidades sevillanas y en medio de un tenso ambiente en las calles del pueblo son detenidas alrededor de 16 personas, quedando algunas de ellas procesadas. Los detenidos del cuartel salieron al día siguiente.

Las huelgas del campo, sobre todo en la zona occidental de Andalucía, comienzan en el año 1959 cuando el llamamiento del PCE a la Huelga General, que fue más seguida en el campo que en las ciudades debido quizá a la mayor audición y posibilidades de escucha de Radio España Independiente.

Se la recuerda por los más viejos como la “huelga del canasto” debido a que en los caminos y pueblos se veía a los obreros con los canastos andando en horas laborales.

La represión, en esta ocasión, fue muy selectiva y difícil de localizar, pues no había agitadores públicos llamando a la acción. En el año 1962, y en solidaridad con los mineros asturianos, hubo huelga de los obreros agrícolas de Trebujena, Sanlúcar de Barrameda, Fuentes de Andalucía, Palma del Río, etc., que costaron detenciones.

A primeros del año 1970 en una larga lucha de trabajadores de la viña en el Marco de Jerez, donde se sostuvo una densa batalla con los grandes productores de vino de Jerez y el Puerto, fue detenido en el cuartel de la Guardia Civil de Trebujena el que hoy es diputado comunista por la provincia de Cádiz, Francisco Cabral, y hubo una movilización popular sin precedentes con concentración ante el cuartel y ocupación del pueblo por los obreros y su familia, situación que se resolvió con la puesta en libertad de Francisco Cabral, quien es un buen testimonio de las luchas campesinas de la década de los sesenta.

Hay una caída del PCE en el año 1963 donde son detenidos un buen número de militantes en varios pueblos a orillas del Guadalquivir: San José de la Rinconada, Villaverde, Lora del Río, Palma del Río, etc. Hay otra caída importante que comienza en Sevilla y se ramifica a los pueblos de La Campana y Fuentes de Andalucía cuyo origen inicial está en la caída del aparato de Propaganda del PCE. Entre los primeros detenidos estuvo Antonio García Cano, escritor de la novela Tierra de Rastrojos, llevada al cine, y que refleja muy bien el ambiente represivo en el campo andaluz sobre todo después de la guerra.

En el estado de excepción de febrero de 1969 se produjo una caída importante en Sevilla donde hubo detenidos y torturas a militantes del PCE, PCI y Juventudes Comunistas.

En el año 1970 y con la llegada del comisario Creix a Sevilla se va a producir un aumento de la represión coincidiendo con la lucha contra el Proceso de Burgos, que no sólo iba a afectar a Sevilla sino también a Córdoba, Cádiz, Granada, etc.

En Sevilla, a raíz de la detención de algunos miembros de las Juventudes Comunistas, fueron detenidas más de cien personas y, por estar en vigor el estado de excepción que duró algo más de seis meses, permanecieron en la comisaría bastantes días. Una buena parte de ellos fueron torturados, creándose un gran impacto en sectores amplios de la sociedad sevillana. Se llegó a formar un movimiento ciudadano a favor de los detenidos que culminó con una concentración de cerca de doscientas personas ante el Palacio Arzobispal de Sevilla, en el que se encontraban intelectuales, periodistas, pintores, artistas, catedráticos, entre ellos Ramón Carande, quien fue el que tomó la palabra para dirigirse al cardenal Bueno Monreal pidiendo el cese de las torturas y la libertad de los detenidos. El cardenal cogió el teléfono y llamó al comisario Creix comunicándole la petición de los concentrados. A partir de ahí, cesaron las torturas y fueron saliendo en libertad la mayoría de los detenidos.

En Córdoba cayó una buena parte del comité provincial del PCE, por conexiones con la caída de Sevilla. La caída del PCE de Cádiz, coincidiendo con las anteriores, fue quizá de las más espectaculares. El que hoy es alcalde del puerto de Santa María, Antonio Álvarez Herrera, cumplió cuatro años de cárcel, producto de su detención en esta caída. En Málaga en el año 69, cayó todo el comité provincial del PCE más un número de militantes que, sumados, fueron mas de 50. Hubo bastante tortura.

A principios de 1971 volvió a reproducirse una nueva caída de un nuevo comité provincial, con nuevas torturas, que motivó la detención de cerca de cien personas, varias de ellas cumplieron condena hasta después de la muerte de Franco.

Se produjo una nueva caída en el recién reconstituido comité provincial del PCE de Sevilla en el año 1973, estando cinco o seis de sus componentes en la cárcel hasta la muerte de Franco.

Los tres andaluces del 1.001 condenados:
F. Soto: 18 años y 2 meses; E. Saborido: 20 años y 1 día; F. Acosta: 12 años y 1día. La lista de represión de los andaluces del 1.001 comienza, en primer lugar, con Eduardo Saborido, quien es detenido en 1965 acusado de pertenecer al PCE (era, entonces, enlace sindical). Esta detención produce una de las primeras manifestaciones obreras sevillanas, masivas (unas 6.000 personas), exigiendo libertad.
En el año 1967 y en el 1º de mayo y en una marcha después de una concentración en el palacio Arzobispal de más de 7.000 personas, son detenidos F. Soto y Eduardo Saborido (éste último cumpliría siete meses de prisión en las cárceles de Jaén y Soria en ese mismo año).

En el otoño de 1967 y ante el llamamiento en asamblea de huelga de Transportes Urbanos de Sevilla, es detenido de madrugada F. Acosta y los principales dirigentes sindicales de la empresa.

Al decretarse el estado de excepción de febrero de 1969, son detenidos en Sevilla numerosos dirigentes sindicales, varios de ellos son deportados a lejanos lugares de Andalucía. F. Soto y Eduardo Saborido son deportados a la provincia de Jaén donde permanecen cerca de 50 días. En ese mismo año son despedidos de la empresa Hispano Aviación.

En otoño de 1969 es detenido F. Acosta acusado de confección del periódico Realidad de CC OO, siendo puesto en libertad a los pocos días.

En julio de 1970 es detenido en Madrid F. Acosta en una asamblea general de CC OO, es procesado y pasa 20 días en la cárcel de Carabamchel, puesto en libertad provisional, se le pide por el TOP dos años y seis meses de cárcel (había sido despedido de su empresa un mes antes).

En el estado de excepción del 70-71, Soto, Saborido y Acosta tienen que pasar a la clandestinidad total y ausentarse de sus domicilios durante siete u ocho meses.

En 1971 es procesado en rebeldía Eduardo Saborido, siendo acusado de participar en una asamblea de CC OO en Sanlúcar de Barrameda. El fiscal pidió seis años de prisión.
   
Detención en Pozuelo de Alarcón 1001, el 24 de junio de 1972, cumpliendo Soto y Saborido tres años y seis meses de cárcel y Acosta dos años y nueve meses.

Los tres son nuevamente detenidos en 1976 y puestos a los tres días en libertad por haber organizado una asamblea clandestina de CC OO en una iglesia sevillana. Francisco Acosta es nuevamente detenido por haber participado en una reunión de CC OO en una iglesia de Morón de la Frontera (Sevilla). Eduardo Saborido es nuevamente procesado por su pertenencia a la Junta Democrática. En 1977 son readmitidos por Amnistía laboral en las empresas donde trabajaban.

En Sevilla hubo desde el año 1966 al 1975 más de cien despidos por conflictos laborales de las empresas Hispano Aviación, CASA, Transportes Urbanos, Río Tinto Abonos, Astilleros Españoles, Dragados, RENFE, etc.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición