26 de marzo de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > MONOGRÁFICOS > En homenaje al maestro Ladis
 
  Rafael González Zubieta
  Medios de Comunicación (Córdoba)
  En homenaje al maestro Ladis
  Se dice con frecuencia que el paso del tiempo puede con todo y yo creo que eso no es exacto, que hay personas cuya memoria es inmortal y no morirán nunca. Es el caso del periodista y fotógrafo cordobés Ladislao Rodríguez Benítez, Ladis-Padre, un profesional de los de antes, lleno de sabiduría senequista y buen humor, que junto a Ricardo, Antonio Salmoral y Framar formaron una pléyade de extraordinarios reporteros gráficos que han dejado honda huella en el periodismo cordobés. Hace poco estuve en Córdoba y pasé por la calle Málaga, donde antaño estuvo ubicado el restaurante La Hostería.
Aquel establecimiento era el cuartel general de Ladis-Padre, lugar diario de refrigerio, alimentación y diálogo con los amigos. Yo era uno de los asiduos en comer allí todos los días con él, y siempre mantuvimos una cordial relación de amistad, reforzada tal vez por nuestra mutua afición a los pájaros y a su propio hijo Ladis. Como no podía ser de otra manera, allí en La Hostería vino a buscarle la “parca” con su guadaña, un inesperado día del mes de octubre de 1988, para acompañarlo en su último y misterioso viaje hacia un destino eterno y desconocido. La Hostería ya no existe, pues la piqueta y los intereses comerciales la hicieron desaparecer. Sin embargo, el recuerdo de Ladis perdura y seguirá vivo siempre en la memoria colectiva de Córdoba, con su andar pausado, sus muletas, su mochila al hombro repleta de cámaras fotográficas. Y es que este hombre dejó una huella profesional y artística indeleble a través del objetivo de sus cámaras.
Sé por su hijo que su gran ilusión profesional era sacar a la calle una revista de toros, y ese sueño lo hizo realidad para él su Ladislao Rodríguez Galán con la revista La Montera. Ahora yo tengo el privilegio de escribir todos los meses en esa magnífica publicación, y cuando me sale un buen artículo o reportaje, miro al cielo, alzo mi mano y le digo a Ladis-Padre en voz baja: “va por usted maestro”. Me gustaría decirle ahora que me siguen gustando los pájaros. Que ahora crío “trinados” y que ayer mismo me nacieron cuatro preciosos polluelos. Lo que daría yo si pudiera regalarle uno... O cambiárselo por otro de los suyos, tal como hacíamos antes.

* Rafael González Zubieta es periodista.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición