29 de junio de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > MONOGRÁFICOS > Campo de sangre
 
  Antonio Gala
  Gala (Córdoba)
  Campo de sangre
  “Uno piensa: felices quienes nacieron en un paisaje, los sureños a los que esta luz acaricia, los sonrientes, que siembran y aguardan sosegado y recogen (...)

Pero, de repente, hay una sombra que me alarma y un ala negra que me hunde los párpados. La tierra más rica de España está habitada por los hombres más pobres de España. La tierra con mejores condiciones agrícolas del mundo –exceptuada acaso Dinamarca en su conjunto– da a muchos de sus hijos ceniza y amargura en alimento. ¿Qué sucede aquí? ¿Qué ha sucedido aquí? ¿Qué viene sucediendo? ¿Cómo es posible que, en este inusitado vergel, más de 90.000 familias jornaleras carezcan de jornal y de ahorro y de crédito para poder sobrevivir? ¿Quién, viendo esta fertilidad, se creerá que el hambre y la miseria galopan sobre ella? ¿Quién imaginaría que, la mayor parte de la emigración española, fue esta fecundidad lo primero que vio al abrir sus ojos; fue esta fecundidad lo que tuvo que abandonar para no aniquilarse? ¿Quién sospecharía que sobre este escenario generoso y brillante, hay padres de familia que regresan cada noche a su casa con las manos vacías y rebosante el corazón de pena; hay trabajadores, honrados y dispuestos, que no se ocupan más que dos meses al año, y doblan los otros diez su abochornada frente ante la horca caudina y humillante del empleo comunitario; hay muchachos empujados por el paso a la oscuridad y al delito; hay niños de risa fresca que, ante el acoso, dejan la escuela para ir a la rebusca de garbanzos o aceitunas, recomenzar en su vida la desolada historia de sus padres: unos padres entristecidos que llenan las plazas de estos pueblos tan blancos y tan bellos, unos padres que sólo son braceros analfabetos y parados?

¿Quién puede darme explicación de esta  verdad atroz que, cuando la medito, me ensangrieta la paz y los papeles? Injusto es ya que ni un hombre solo, sobre la ancha redondez del planeta, pase hambre. Pero ¿cómo calificar entonces la tortura secular de este campesinado andaluz, al que los poderosos y los Gobiernos –más, al que el país entero– olvida; del que se desentiende; al que arroja, de tiempo en tiempo, un hueso que roer, cuando él fue el creador de esta opulencia, labró estas extensiones ondulantes, nació aquí dueño de su destino y de su suelo? ¿A qué puerta, a qué pecho hay que llamar para corregir tan inmenso desastre? ¿A qué revolución habrá que recurrir para que se remedie? De los ocho millones y medio de hectáreas de Andalucía, más de cuatro podrían cultivarse; dos millones de monte, replantarse; duplicarse las dedicadas al regadío, aprovechando el agua que se deja perder. En Andalucía, se están arrancando, sin piedad y sin discriminación, los olivares, se siembran productos de secano en tierras de regadío (...)

¿Es que la historia de los campesinos andaluces no ha dado aldabonazos bastantes como para que se la escuche? ¿Es que, después de tanta palabrería, tendremos que luchar por el principio: el derecho a la dignidad del hombre y a habitar sobre su propia tierra y a trabajar y a percibir por su trabajo un jornal decoroso? Basta de garambainas. Cuando aparece el hambre no hay más que eliminarla, sin preguntar siquiera. Gabinetes, después; Cortes, después; democracia, después. El hambre hay que saciarla. Ningún país presuma de serlo de verdad si tiene hombres hambrientos  entre sus ciudadanos. La pasión de los jornaleros andaluces no es un conflicto laboral cualquiera, pero tampoco es un sino al que haya que plegarse. Algo hay que hacer definitivamente. Algo hay que hacer de una puñetera vez. O la reforma agraria, o apechugar con las consecuencias de no emprenderla. Hacéldama, que quiere decir campo de sangre, se llamó el sitio donde se ahorcó Judas. Que sobre el campo de sangre de Andalucía se ahorquen las traiciones, porque, si España entera no se conmueve ante un desgarro tal, es que España, como unidad, no existe. Y entonces bueno será que pase lo que tenga que pasar, y que caiga quien tenga que caer.


* Artículo recogido de En propia mano
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición