Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
17 de diciembre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > CRÓNICAS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  


1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983  
  1973
  Antonio Checa
  Del optimismo a la crisis
  El año que tan decisivo habría de ser para la evolución política de España, el de la crisis del petróleo y el asesinato del jefe de Gobierno, almirante Carrero Blanco, el de la muerte de Picasso y Salvador Allende y de la fabricación del último seiscientos, se inicia, sin embargo, con manifiesto optimismo para la provincia de Huelva, ya que “el problema del paro no reviste gravedad en nuestra provincia”, según afirma José Núñez de Castro, delegado provincial de Sindicatos, que hace balance del año precedente. El desempleo afecta apenas a un 1,5 % de los obreros onubenses, sobre 250.000 trabajadores, sólo hay 3.000 sin empleo, que reciben todos subsidio. El desempleo en el campo, asegura, se ha reducido con el empleo comunitario, y los proyectos industriales en marcha hacen pensar que a lo largo del nuevo año el desempleo se reducirá aún más. No contabiliza, claro, los muchos miles de onubenses que trabajan fuera de la provincia.

Primera botadura en Astilleros. El optimismo se explica también ante noticias como la botadura, en los flamantes Astilleros de Huelva, de su primer buque, el pesquero “Vidal Bocanegra”, con 250 toneladas de registro bruto. Y por anuncios como el de las obras de las futura Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, impulsadas por la Caja Provincial de Ahorros. Dos importantes templos de la provincia, los de Zufre y Trigueros, son declarados monumento nacional.

Hay sin duda actividad económica en Huelva. Unión de Explosivos Riotinto anuncia la inversión de 1.500 millones de pesetas en la construcción de una planta de bióxido de titanio y un grupo de empresarios onubenses se asocian para construir un polígono industrial y ofertan naves al inicio de la carretera Sevilla-Hueva. El Polo industrial es una realidad en ebullición. Al inicio del año hay 55 proyectos realizados, que han creado 3.944 empleos, y otros nueve en marcha, con 444, además de 30 proyectos en tramitación que deben aportar otros 1.900 empleos. Y durante todo 1973 no dejará de hablarse de nuevos proyectos.

Huelva, solidaria, aporta un millón de pesetas para los damnificados por los terremotos de Managua y estrena de gobernador civil, Manuel Ortiz Sánchez, hasta entonces subsecretario general de Prensa. Hay combinación de gobernadores, como gusta definir la prensa, y el gobernador onubense saliente, Juan Alfaro, marcha a Pontevedra, por los mismos días, por cierto, en que el Recre elimina al Pontevedra en la Copa que todavía se llama del Generalísimo. En el Círculo Mercantil de Huelva, institución clave en estos años, se van a desarrollar a mediados de enero los Campeonatos de España de Billar, que revalidarán como campeón al onubense José Gálvez, quien a lo largo del año logrará otros muchos títulos.

La sombra marroquí. Pero en ese panorama halagüeño aparecen pronto nubes. A finales de enero Marruecos amplía sus aguas jurisdiccionales a 70 millas y eso supone un serio mazazo para la pesca onubense, que realiza por entonces en los litorales marroquíes buena parte de sus capturas. Pronto menudearán los apresamientos de pesqueros –tres se producen en marzo–, mientras las conversaciones España-Marruecos, al margen de declaraciones oficiales, aportan pocas soluciones. El problema irá agravándose conforme avance el año. En esos días Ramón Gutiérrez Ramos, un onubense afincado en Dakar, la capital de Senegal, recibe la Gran Cruz al mérito civil, precisamente por sus desvelos con los marineros españoles que faenan en aquellas aguas africanas. Y se firma un convenio de pesca hispano-portugués bien recibido en medios pesqueros.

En marzo se inaugura la primera autopista andaluza, la de Sevilla a Cádiz, de peaje, y es el momento de las peticiones y los balances. Huelva pide también su comunicación con Cádiz, pero un informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas advierte que esa carretera no debe cruzar el Coto de Doñana. Preocupa también la futura autopista Sevilla-Huelva. Por esos días sale a información pública un tramo de tres kilómetros, el de acceso a Huelva. Sólo está construido un tramo de cuatro kilómetros, de Sevilla a Castilleja de la Cuesta, queda mucho por delante. Tanto que la autopista no se inaugurará hasta las vísperas mismas de 1992.

A principios de febrero el alcalde, Diego Sayago Ramírez, anuncia un ambicioso plan para erradicar el chabolismo en Huelva. Durante el año precedente, 1972, se han demolido 215 chabolas, informa, pero lo más importante es el proyecto de construcción de 1.500 viviendas protegidas en condiciones muy ventajosas para familias con pocos recursos. Reconoce el alcalde la gravedad del problema: hay 2.500 familias en el casco urbano que viven en condiciones precarias y otras 2.900 en la periferia, sobre todo en la carretera a Gibraleón. Más de 5.000 familias, lo que objetivamente es mucho en una ciudad de 125.000 habitantes. El plan obliga a cambios en el Plan General de Urbanismo, pero las condiciones se anuncian generosas: las familias beneficiadas tendrán 50 años para devolver los préstamos, un 75% sin interés y el 25% restante con un interés del 5%. No se exigirán entradas.

La reserva turística de España. En febrero Alfredo Sánchez Bella, ministro de Información y Turismo, visita Huelva y declara lo que pronto será casi tópico: Huelva es la reserva turística de España. Son los días en que asoman los anuncios de Playas del Coto de Doñana SA y dos empresas onubenses, Vosa y Eversa, ganan un concurso para construir bloques de apartamentos turísticos en el litoral de Punta Umbría, sobre 250.000 metros cuadrados. El ambicioso proyecto supondrá, se dice, los 3.000 millones de pesetas y permitirá crear durante su construcción casi 1.000 empleos. Años después surgirán las famosas y desmesuradas torres Everluz, que no serán precisamente un modelo de belleza arquitectónica, pero que acogerán a toda una generación de onubenses, de la capital sobre todo. Hay fiebre constructora en Huelva y hasta se produce desabastecimiento de cemento, que las empresas fabricantes justifican por el rápido incremento de la demanda.

A finales de mes, una mala noticia para los aficionados al boxeo. Pedro Carrasco –que declara estar “cansado del boxeo, de tantos intereses creados”–, carente de ilusión anuncia su retirada.

Todavía en marzo, los consejos sindicales de cuatro provincias andaluzas presentan al ministro de Relaciones Sindicales, García Ramal, un proyecto de Plan de Desarrollo para Andalucía Occidental, que contempla importantes inversiones públicas, casi coincidiendo con un préstamo del Banco Mundial, 3.000 millones de pesetas, para modernizar el puerto de Huelva y el puerto canario de La Luz. El plan de modernización del puerto incluye la construcción de un dique de 13 kilómetros y un muelle comercial de 900 metros. Aquel permitirá, se afirma con excesivo optimismo, muy del momento, la creación de una playa artificial de 10 kilómetros de longitud.

En abril-mayo, Huelva es la sede de la Copa de España de Tiro de Pichón. El inesperado protagonista es un hombre sencillo, Diego Infante, autor del sistema electromecánico utilizado en las tiradas y que llama la atención por su pequeño tamaño y su efectividad, hay quien lo cree japonés o norteamericano, pero lo ha construido en su taller de la calle Miguel Redondo y por ese sistema, el fono-pull, se interesan pronto las sociedades de tiro de pichón de otros países. La copa es todo un acontecimiento en la ciudad, pues se reúnen nada menos que 665 tiradores. Simultáneamente, se homenajea a Manuel Reales Vivas, el onubense ganador de la Copa de España del año 1972.

Punta Umbría cumple diez años como municipio independiente un 26 de abril, por las mismas fechas en que llegan 22 nuevos proyectos para el Polo, que traerán –se dice– 2.000 empleos y aportarán 15.000 millones de inversión. Sigue el optimismo industrial.

Es primavera y antes de que lleguen el verano y las playas los onubenses se entretienen todavía acudiendo al cine. La oferta es generosa, domina la gran pantalla: El Gran Teatro, que exhibe el sistema Toddao, el Oriente, que oferta el sistema Vistarama, el Emperador, con el sistema Superama, el Rábida, el Fantasio, que en días de frío recuerda su calefacción termostática, el Palacio del Cine, el Odiel, Las Colonias... Ello sin olvidar al cine club Huelva, que esta temporada proyecta ciclos dedicados al japonés Akira Kurosawa o al alemán Ernest Lubitsch. Hay quien se distrae en casa y el serial que emite cada tarde Radio Juventud, Simplemente María, barre en audiencia. No faltan voces nuevas que divulgan las emisoras locales, como la de Pepe Azuaga, que graba una antología flamenca, o Las Choqueras, que graban un disco de sevillanas. Y los hay polémicos: el dúo Los Rocieros graba su sexto disco de sevillanas, Se quejan los pinos, réplica al de otro grupo sevillano titulado Si los pinos hablaran. El dúo se queja de que les copian. En abril pasa por Huelva el mítico cantante argentino Jorge Cafrune, que da dos recitales y que sorprende afirmando que “la canción protesta –entonces tan en boga en España– es un seudo panfleto con música barata que no sirve más que para entorpecer”.

Hace falta sangre, y en prensa y radio se nos recuerda: “¿sabía usted que en Huelva se consumen al mes más de 100 litros de sangre en transfusiones? Para ello hay que contar con más de 300 donantes mensuales ¿por qué no es usted uno de ellos? Le esperamos en la Residencia Sanitaria de la Seguridad Social”.

Accidentes de tráfico. Junio es un mes plagado de accidentes de tráfico en la provincia. Cuando comienza el mes, un vehículo que circula de Cumbres Mayores a Fuentes de León vuelca en el paso a nivel de La Bruja y muere una persona. Hay conmoción en el pueblo, es prácticamente el primer accidente grave de tráfico que se recuerda. Pero a las pocas horas, una colisión entre turismos en el puente sobre el Odiel se salda con tres muertos y dos heridos gravísimos. Y el peor accidente: un autocar de Chipiona que se dirigía al Rocío con 40 personas vuelca en la fatídica Cuesta de las Doblas y cae al vacío. Mueren seis personas y 43 resultan heridas. Y se recuerda que en el mismo lugar y en vísperas asimismo del Rocío 11 años atrás otro vehículo, un camión lleno de rocieros había sufrido otro accidente similar con numerosas muertes. Hay que acabar con la cuesta fatídica. Coincidencias: por las mismas fechas salen a subasta las obras del tramo Castilleja-Sanlúcar la Mayor de la futura autopista entre Sevilla y Huelva.

Ese año un Rocío muy concurrido ve tres nuevas hermandades, las de Los Palacios, Écija y Lucena del Puerto. Ya son 44 las que cada año realizan el camino. A los pocos días, en la celebración del Corpus, 15 decenas de cohetes estallan en La Palma del Condado y causan heridas graves a cinco personas y de diversa consideración a varias más.

El día 25 de ese mes de junio, el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Fernández de la Mora, asegura en las Cortes que no hay problema para la futura carretera Cádiz-Huelva, salvo concretar su financiación, que debe contar con la colaboración de las diputaciones de Cádiz y Huelva, su construcción, asegura, no afectará para nada al equilibrio del Coto de Doñana. Respondiendo también a preguntas en las Cortes, Laureano López Rodó, ministro comisario del Plan de Desarrollo, asegura que a finales de 1975 estará concluido el tramo Sevilla-La Palma de la autopista a Huelva, que a primeros de 1974 comenzarán las obras del puente sobre el Guadiana en Ayamonte y para finales del año en curso, 1973, el inicio de las obras de la planta onubense para tratamiento integral de piritas. Para redondear el optimismo, el Instituto Geológico y Minero amplía sus estimaciones sobre los recursos en hierro en la cuenca de Huelva, Badajoz y Sevilla. En el pasado año, 1972, se ha batido una marca, informa, pues se han extraído más de medio millón de toneladas con una riqueza en hierro de 59%.

Verano seco. Llega el estío. Una constructora presume: “Le reservamos toda la belleza de El Rompido. Construir sin romper con la belleza del entorno”. Por esos días, Abdón Fernández Soto, en nombre de Hiconsa Renta, anuncia un ambicioso complejo turístico en la costa onubense. Tendrá 20.000 plazas turísticas y requerirá 10.000 millones de inversión en diez años. El proyecto se presenta en Madrid.

El verano se presenta cálido. Las temperaturas superan los 37 grados y, claro, llegan los incendios forestales –50 hectáreas de eucaliptos en Corrales, 100 de pinos en Campofrío, 250 de pinar entre Aljaraque y Gibraleón–, pero también llegan dos helicópteros para combatir a los mosquitos en Punta Umbría y la carretera que la une a Huelva estrena señalización, todo a cargo de la Diputación provincial.

El gran incendio forestal, sin embargo, se producirá al inicio del otoño, tras un verano muy seco. Se inicia al mediodía del 25 de septiembre y tarda varios días en ser extinguido. Más de 5.000 hectáreas arden en terrenos del Icona pertenecientes a los municipios de Escacena, Paterna y Berrocal, las llamas llegan a cubrir un frente de 22 kilómetros y los 25 metros de altura, saltando por encima de los cortafuegos. Las pérdidas son muy elevadas, superan los 50 millones de pesetas, arden pinos, eucaliptos y alcornoques. Será uno de los incendios más dramáticos de la década en la provincia. Y las causas, como en tantas ocasiones, quedarán sin aclarar.

Sigue el optimismo económico, pese a que a escala internacional se hable de crisis monetaria y se perciban algunos primeros síntomas de recesión. El 13 de julio el ministro de Industria, José María López de Letona, inaugura la ampliación de la planta de la Empresa Nacional de Celulosas (ENCE) que triplica su capacidad. El ministro, exultante, afirma: “El Polo de Huelva supone la mejor respuesta a los planes de desarrollo del Gobierno, su éxito es espectacular”. La empresa ha invertido 2.500 millones y espera alcanzar en el mismo año, 1973, las 100.000 toneladas de producción, para disminuir la dependencia del país en papel. Explosivos Río Tinto, por su parte, resalta que es la segunda empresa del país por facturación, 27.500 millones. Anuncia la construcción de dos superpetroleros para abastecer la refinería de La Rábida. Y en septiembre, la ampliación al doble de la misma. Pero no todo es brillo en la macroempresa. A principio del año se ve en la Magistratura del Trabajo de Huelva la demanda de 18 trabajadores por despido injustificado, habrá al final avenencia. Y el 1 de marzo de este año termina bruscamente la experiencia de una Escuela de Formación Profesional desarrollada por los jesuitas de la SAFA. Una enseñanza crítica que a la “empresa”, como se la conoce por antonomasia en la cuenca, no le gusta. Tres años después aparecerá un libro –La empresa contra la escuela– que cuenta aquella experiencia pedagógica.

Llega el 18 de julio, la fiesta nacional, y no faltan inauguraciones. Un colegio en Moguer, unas pavimentaciones en Niebla, el camino de la vega asfaltado en Villalba del Alcor... pero se anuncia una subida del agua. El ayuntamiento de la capital explica que debe devolver un crédito de nueve millones de la Caja de Ahorros para mejora de los abastecimientos, que el servicio tiene seis millones de pérdidas anuales, que los costes de depuración han crecido y en definitiva que desde agosto cobrará a 7,5 pesetas el metro cúbico. Por entonces, una familia media onubense, cuatro miembros, consume al mes los 15 metros cúbicos.

Cuando el mes declina, se inicia el XXI curso de verano en La Rábida, con 155 alumnos, y llegan los preámbulos de las Fiestas Colombinas, el día 30 la cabalgata de flores llena el centro de la ciudad. Las fiestas cuentan con el III Festival de La Rábida de Danzas Iberoamericanas, ya visiblemente consolidado. Se celebra también el I Concurso de Cantes y Bailes de Huelva. Pero las Colombinas se verán empañadas por el trágico suceso ocurrido en Torre Arenillas, donde tres niñas de 10, 11 y 17 años perecen ahogadas, ésta última tras salvar a un hermano menor. El luto envuelve a una familia de Cortegana. No muy lejos de aquella playa, en la base aeroespacial de Campo Arenosillo, científicos alemanes ensayan nuevos cohetes y en otoño se disparan los S-93.

El IX Torneo Colombino se lo lleva un equipo ruso, el Dínamo de Tiflis, que vence 3 a 1 al Benfica de Lisboa. Es, por cierto, el tercer equipo soviético que se lleva el trofeo. El Recreativo, al menos, triunfa en el torneo Platero, venciendo 2-0 al Moguer y comenzará la liga empatando en Elda. Los VII festivales de España en Huelva, en varias rondas de representaciones en el estadio municipal –junio, julio y septiembre–, llenan también el verano en la capital. Los clausura la Orquesta Nacional Rusa de Instrumentos Populares.

También hay apresamientos en alta mar este verano. Un día son dos pesqueros, el Wamba y el Joselete, otro el Mamelena. En los primeros días de septiembre, el Mari Moncha y el Intrépido, a mediados del mismo mes dos pesqueros de Isla Cristina. Pescar en los litorales marroquíes es ya toda una aventura. Y el pescado sube en las lonjas y mercados onubenses. Las sardinas están ya a 25 pesetas y el jurel a 22. No faltan las promesas y las buenas palabras del Gobierno español, no faltan reuniones, pero no hay resultados y la inquietud sube entre los pescadores onubenses. El malestar en el sector pesquero se traslada a todos los sectores. No faltan incluso en primavera problemas laborales en la flota congeladora, que generan, por primera vez en Huelva, un movimiento de solidaridad en una decena de empresas locales.

Otoño: llega la contaminación. En septiembre, como siempre, Bollullos Par del Condado y La Palma del Condado compiten con sus fiestas de la vendimia. La de Bollullos se dedica este año a Huelva capital. La de La Palma, a la vecina provincia de Badajoz y sus vinos. También la feria agrícola de Cartaya alcanza su décima edición.

Pero este otoño va a ser el de la contaminación. Cuando septiembre termina, el viernes 28, Huelva va a conocer su primer episodio de contaminación industrial relevante y comienza a percibir la factura de un desarrollo industrial poco planificado. Al anochecer una extraña niebla invade la ciudad y con ella llega un penetrante olor a anhídrido sulfúrico. Se producen algunos apagones y cunde la inquietud. Al día siguiente las autoridades, los delegados de Sanidad e Industria, buscan tranquilizar: “No hay problema de contaminación, es un episodio aislado motivado por cortes en el suministro eléctrico que han obligado a algunas fábricas a soltar humos, que por el grado excesivo de humedad se han mantenido bajos”.

Pero no es el único episodio de contaminación. Unos días antes, el flamante Parque Nacional de Doñana ha conocido la muerte de miles de aves víctimas de pesticidas no autorizados. La cifra final serán 16.500 aves. Aunque en Huelva se pone especial énfasis en destacar que el problema se ha originado en terrenos del parque no pertenecientes a la provincia de Huelva sino a la de Sevilla, el revuelo es notable, a nadie se le oculta su gravedad y los hechos trascienden Andalucía. Se suspende la caza de aves acuáticas en Huelva, Sevilla y Cádiz.

A finales de septiembre llega a Doñana el presidente del Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario, el Iryda, Alberto Ballarín, que informa de la realización de sondeos en el lucio Mari López para conseguir agua limpia para las aves del parque, víctimas de la sequía, y anuncia también que en fincas de la comarca se están ensayando cultivos nuevos, entre ellos maíz y sorgo, y pasta ganado vacuno nuevo, raza charolais, al calor del Plan Almonte-Marismas, amparado por la FAO y el propio Iryda, que se anuncia como la revolución agraria onubense, paralela a la revolución industrial del polo.

Por estos días un buen número de municipios de la provincia contarán con nuevo alcalde, naturalmente por nombramiento oficial: Aljaraque, Trigueros, Villablanca, El Almendro, Cumbres Mayores, Cabezas Rubias, Castaño del Robledo...

La crisis. Octubre es el mes de la guerra arabe-israelí y el inicio de la crisis del petróleo. La guerra acaba pronto, pero sus consecuencias serán largas. Se anuncia una drástica subida de la gasolina y se calcula que la subida del petróleo costará al Estado, en principio, 6.000 millones de pesetas. Pero en Huelva hay una secreta esperanza, que tengan éxito las prospecciones que la empresa nacional Campsa y la multinacional Shell llevan a cabo en el Golfo de Cádiz, a sólo 21 kilómetros del litoral onubense, mediante plataformas sumergibles. En los trabajos participan 75 personas. Sin embargo, pasarán los meses sin que haya resultados positivos.

Se inaugura el renovado Museo Provincial, con asistencia del ministro de Educación, que clausura el XIII Congreso Nacional de Arqueología que se desarrolla en Huelva. Pero a finales de mes, Tomás Allende, el ministro de Agricultura, además de resaltar el control de la situación en el Coto de Doñana, ofrece unas ambiguas explicaciones sobre la carretera Cádiz-Huelva: “La carretera se hará o no se hará, depende de las prioridades del país, pero si se construye será con estricto respeto a la naturaleza”. El ministro considera ultimado el plan Almonte-Marismas.

Conforme avanza noviembre la psicosis de crisis motivada por los precios y la escasez del petróleo aumenta, se ven las barbas del vecino remojar, pues hay restricciones en Holanda, en Italia, en los propios Estados Unidos. En España el Gobierno realiza llamamientos para evitar despilfarros. Pero en Huelva preocupa también el fin de la inmigración que anuncia el Gobierno alemán, aunque el Instituto Español de Emigración se apresura a tranquilizar afirmando que no habrá regreso masivo de emigrantes españoles. En esos momentos hay 10.000 onubenses trabajando fuera de España, de ellos 7.000 en Alemania. Otros 30.000 trabajan en Cataluña, Madrid o el País Vasco.

Mediado noviembre hay elecciones para concejales del Ayuntamiento de Huelva. Se renuevan primero los cuatro concejales representantes del tercio familiar. Luego lo hacen los representantes del tercio sindical y del tercio de entidades. A las primeras, las únicas que admiten algún nivel de competencia, están convocados 49.000 onubenses, cabezas de familia o esposas, pero la participación es baja y no pasa de un cuarto del censo. Resultan elegidos el arquitecto Alfonso Aramburu Terrades, el funcionario del Movimiento José Ruciero Martel, el industrial Antonio Hernández Caire –el llamado a más larga vida política– y el empleado Antonio Soria Martín. Quinta, sin concejalía, queda una mujer, Esperanza Calatayud.

La Palma del Condado inaugura su nueva casa de la Cultura Manuel Siurot y en el puerto de Huelva se realizan con éxito pruebas en el nuevo cargadero de minerales, 3.000 toneladas de hierro que pasan en unas horas de los vagones al buque. El gobernador civil, a tono con lo que es costumbre del régimen, gira visita al norte de la provincia “para conocer de cerca las demandas” de Campofrío, Higuera de la Sierra, Zufre, Santa Olalla, Arroyomolinos de León... A finales de año se aprueban cinco nuevos proyectos industriales, entre ellos una futura fábrica de champán, lo que causa los naturales comentarios. Un estudio –el de Francis Fourneau– muestra el importante crecimiento demográfico de la ciudad, que si en 1965, al crearse el Polo, tenía 87.795 habitantes, ya supera los 115.000. En una década escasa han emigrado a la capital provincial casi 10.000 personas.

El 20 de diciembre, la conmoción. Asesinado en Madrid el jefe de Gobierno, el almirante Luis Carrero Blanco. En Huelva, el funeral en la iglesia de la Concepción concentra a 3.000 personas. Pocos días después, el 29, Carlos Arias Navarro, hasta entonces ministro de Gobernación, es nombrado nuevo presidente del Gobierno. Y concluyendo el año llegan las duras sentencias a los dirigentes de Comisiones Obreras en el famoso proceso 1001.

Termina el año en situación muy diferente a la de sus inicios. Crisis es la palabra más utilizada, aunque la interna, la española, se justifica por las circunstancias exteriores –alto precio y escasez del petróleo, sobre todo–. Asoman restricciones en el uso de la energía. Quizá para compensar, Telefónica, que ha anunciado la construcción de un nuevo centro en Huelva, el Tartessos, informa también de que Huelva ha quedado comunicada directamente con Murcia. No toda Huelva, conviene precisar, sólo las localidades incluidas en la red automatizada, y que son, además de la capital y Punta Umbría, un reducido grupo de localidades del Condado: Villarrasa, Rociana, Villalba, Manzanilla, Almonte y Bollullos. El resto de la provincia muestra un serio retraso telefónico, que el triunfalismo oficial no puede ocultar.

Arenosillo, una base aeroespacial.
Creado en 1942, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) con sede en Madrid, posee desde 1966 su propio campo de lanzamiento en El Arenosillo, en el litoral oriental de Huelva, que en 1973 está en plena actividad. El INTA destaca sus características. Ofrece –dice en un folleto– sobre sus semejantes europeos las ventajas siguientes: climatología (más días despejados y, por tanto, aprovechables para lanzamientos, al año); situación geográfica y condiciones de seguridad (frente al océano), flexibilidad (variedad de programas), disponibilidad (inmediata prácticamente) y economía (bastan 33 personas para efectuar los procesos de lanzamiento hasta 150 kilómetros de altura con 60 kilogramos de carga útil, y el coste de mantenimiento del campo supone sólo 60 céntimos por español y año). En una extensión aproximada de 300 hectáreas se distribuyen las instalaciones correspondientes al área de lanzamiento, área de seguimiento o trackin, área de control y telemedidas, polvorín y talleres para las instalaciones de los servicios.

Desde las diferentes rampas del área de lanzamiento se disparan cohetes de sondeos meteorológicos ‘Judi-Dart’ y ‘Nike-Cajun’ norteamericanos, Skua británicos, e ‘INTA-255’, españoles. También han sido disparados cohetes ‘Centaur’, franceses, y se espera, en programas normales, disparar los ‘Nike-Apache’ norteamericanos, y el ‘INTA-300’, español, cohetes que subirán el techo de los cohetes utilizados hasta ahora a 130 y 300 kilómetros, respectivamente, de altura.

¿Accidentes? Imposible
. El área de seguimiento, inmediata a la de lanzamiento, cuenta con las antenas rastreadoras, que se “fijan” en los cohetes en el momento de su despegue por medios ópticos mecánicos para a continuación “engancharlos” y rastrearlos ya automáticamente. La carga útil de los cohetes transmite al área de control, mediante señales radiadas, los valores mediados de los vientos, temperaturas y otros parámetros que se registran a unas alturas comprendidas entre los 30 y los 150 kilómetros de altura, campo de estudio de la Aeronomía, donde no llegan los globos sonda meteorológicos y donde el empleo de satélites artificiales no es rentable. En el área de control se adoptan también todas las medidas necesarias de seguridad para el tráfico naval por el vecino Golfo de Cádiz, haciendo prácticamente imposible todo accidente.

La detección y rastreamiento de los cohetes meteorológicos se completa actualmente con una estación móvil de radio, una estación rading construida exclusivamente para el INTA por la NASA y que emplea en la tarea de seguimiento el llamado efecto doppler, más perfecto que el de los radares. Finalmente, en el taller de montaje se procede a la puesta a punto de los cohetes y de sus cargas útiles para su traslado a las rampas de lanzamiento.

De 1966 a la actualidad (marzo de 1973), desde el campo de El Arenosillo han sido lanzados 262 cohetes. El 90% de los lanzamientos han sido efectuados en el momento previsto y sin aplazamientos ni retrasos impuestos por las condiciones atmosféricas. De los 262 lanzamientos indicados, 124 fueron de cohetes ‘Judi-Dart’, nueve ‘Nike-Cajun’ (con 32 kilos de carga útil cada uno), un ‘Nike-Apache’ norteamericano, 12 ‘Skua I’ y 109 ‘Skua II’ británicos, cuatro ‘Centaur’ franceses y tres ‘INTA-255’, proyectado y construido, como su nombre indica, por el INTA, como su sucesor el ‘INTA-300’, que con 50 kilos de carga útil y 300 kilómetros de altura, será lanzado próximamente desde El Arenosillo.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición