Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
26 de mayo de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > CRÓNICAS
 
botón introducción botón crónicas botón artículos botón fotos  


1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983  
  1974
  Pilar del Río
  La Esperanza
  Llegaron los vientos de libertad de Portugal, los jóvenes socialistas sevillanos, en Suresnes, (Francia) se hacen con el control del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), empiezan a salir de las cavernas los líderes de los partidos políticos de izquierdas y se construye el futuro, verso a verso, golpe a golpe.

El año 1974 empezó en abril. El fenómeno ocurrió en Portugal, pero se extendió rápidamente por todo el mapa peninsular y fue
anidando en los corazones de las personas que esperaban. También generó miedo, de ahí que las autoridades de entonces
prohibieran la emisión de una canción titulada Grândola, vila morena, compuesta e interpretada por un hombre que poco después nos sería entrañablemente cercano. Hablo de José Afonso y de su canción, que fue la señal definitiva de que la dictadura se iba a acabar en el país vecino. La Revolución de Portugal empezó con dos contraseñas musicales emitidas por Radio Renacença. Primero sonó Y despois do adios, de Paulo de Carvalho, que era la consigna de alerta, luego, una hora más tarde, la orden para que las tropas revolucionarias avanzaran contra el gobierno de Marcelo Caetano fue la emisión de Grândola, vila morena, composición
prohibida por el régimen portugués porque dice en su letra que es el pueblo quien ordena y habla de libertad. Así que, con esta
música y esta letra, a partir de la media noche del 25 de abril, las tropas avanzaron, tomaron el Cuartel do Carmo entre los aplausos
de los lisboetas, los soldados recibieron claveles rojos de manos de la gente y de esta manera unidos ejercito y pueblo, no fue
necesario utilizar las armas para que aquella patética dictadura se acabara y Caetano y los suyos, los banqueros, los empresarios
explotadores, los lacayos del poder y los asesinos de demócratas huyeran a Brasil o se refugiaran en España, todavía infectada de
fascismo en sus superestructuras, aunque la carcoma de la democracia estaba ya socavando los podridos cimientos del poder.

La primavera. La Revolución de Portugal no llegó a Andalucía por los medios de comunicación, tan sumisos al régimen de Franco,
llegó, sí, por un boca a boca vivo y despierto que se extendió como hoy se extienden las vanas noticias.
Muchos de los dirigentes sociales, o los que más tarde se descubrirían como tales, cruzaron la frontera y del país vecino se trajeron carteles, libros, energía y esperanza. En España no había libertad de asociación, ni de reunión, ni de prensa, pero en Portugal se prepararon los mejores para el día de los prodigios. Que tardó en llegar, que llegó con la muerte del dictador y por eso no tuvimos un
clavel rojo que llevarnos a la boca, pero guardamos como nuestros los recuerdos de aquella madrugada y de los días más claros que
hubo en la península. Ocurrió en ab

En el mes de agosto de ese año faltaba agua en Andalucía. Algunos, sin sentido del ridículo, decían en las radios y en los periódicos que sufríamos una pertinaz sequía, pero echarle la culpa de  nuestro infortunio a la meteorología es demasiado simple:
en realidad, no estábamos preparados para el desarrollo
demográfico y social que comenzaba a experimentarse y
que, machaconamente, nos anunciaban los pregoneros.
Si vamos tan bien, si España es la envidia de Europa, que
alaba nuestra seguridad y nuestro orden, ¿por qué no
tengo agua en mi casa?, ¿por qué se me mueren de sed
las plantas, por qué los animales padecen, la tierra se
seca, por qué tenemos que guardar en cubos cada noche
lo que vamos a necesitar mañana? ¿Por qué no sale agua
de mis grifos y he de esperar a que un camión cisterna
haga su reparto de misericordia?

Esas preguntas se repetían con obstinación en Carmona,
por ejemplo, pero no solo, porque el verano llegó caluroso
en toda Andalucía y en toda, pese a los pantanos que el
régimen inauguraba con coros y danzas, se echaban en
falta las estructuras modernas que enseñaba la televisión.
Por eso en Carmona los vecinos salieron a la calle.
Fueron, sobre todo, concentraciones de mujeres en
demanda de la normalización de los servicios básicos.
Reclamaban con sus cuerpos y con sus voces, que son
instrumentos básicos a la hora de exigir derechos, y en la calle se quedaron cuando llegó la Guardia Civil con la orden de disolución.

Un muerto y dos heridos graves fue el saldo de aquellas
protestas. Un muerto que cubrió de luto y de miedo la esperanza de las personas. Aquel agosto se hizo triste y el incipiente
movimiento vecinal sufrió un mazazo que no fue definitivo porque se impuso la cordura y el deseo de vencer. El adversario era el
estado, el gobierno, el ejercito, la guardia civil, todas las estructuras que sostenían el régimen que nació de la guerra y de la
fascinación por Hitler y Musolini.

Pero el miedo duró lo que tarda en formularse un pensamiento, así que hubo convocatorias para nuevas reuniones, en todas las
provincias se contaron las energías y se hallaron robustecidas, otros hombres y otras mujeres salieron a la calle en pueblos y
ciudades y la carcoma de la democracia siguió implacable socavando los cimientos de lo que ellos llamaban su patria. Enterramos a nuestro muerto, visitamos a los heridos, pedimos agua con más fuerza y supimos que íbamos a ganar: en aquellos días circuló, en voz baja, claro, la noticia de que algunos militares democráticamente valientes comenzaban a reunirse en secreto, de modo que nos pusimos a mirar al general Manuel Diez Alegría, por si era nuestro Spinola y necesitaba nuestro apoyo. Pero la historia no se repite, eso lo sabemos hoy, día afortunado, en el que podemos afirmar que aquella muerte, que aquellas protestas, que aquellas reuniones de vecinos en asociaciones, de militares en clandestinas uniones, de obreros en sus fábricas y de estudiantes aquí y allí fueron importantes para que los herederos del régimen comprendieran que su época ya estaba fuera de la historia contemporánea.

Verso a verso. La cultura, en aquel año de gracia de 1974 se seguía haciendo verso a verso, pero también golpe a golpe. Es verdad que unos ponían la letra y otros las dificultades, es decir, las prohibiciones, la censura, el policía secreta sentado en la primera fila del lugar donde se celebraba la conferencia, los 'grises' en la puerta de la Facultad de Letras de Granada o de Sevilla, el delegado de Información y Turismo que se creía Torquemada o el simple informante del gobernador civil que le avisaba de que, por ejemplo, en La Voz del Guadalquivir de Sevilla estaban siendo entrevistados demasiados líderes obreros, cuántos de ellos serían rojos de Comisiones Obreras. O en Radio Juventud de Málaga. O en la radio de Cabra, que nació para cantar las excelencias de Solís Ruiz y no para abrirle el micrófono a cualquiera, como pasaba en Granada, donde tantos poetas intervenían en el programa de Juan de Loxa, aquél que se llamaba Poesía 70, leyendo versos y enseñando su personal voz y su común rebeldía.
 
Decía que aunque unos ponían las dificultades y prohibían, por ejemplo, que el periodista Antonio Burgos presentara su libro Guía
secreta de Sevilla
, los del verso no claudicaban, así que el territorio andaluz iba siendo recorrido por cantaores distintos de aquellos que alegraban la vida y las fiestas de los señoritos, por cantautores nuevos y también por grupos de teatro independiente que
acudían a los autores clásicos para hablar de la cotidianidad o en ella encontraban motivo de parodia. Estos encuentros culturales
tenían público porque, contra lo que ayer decían los fascistas y hoy repiten los necios, no es verdad que reclamemos bazofia porque
carecemos de preparación para acceder a los estadios superiores del superior mundo de la cultura. Esa patraña mil veces repetida
es el mayor insulto que diariamente nos hacen los llamados programadores culturales y, sobre todo, los de televisión: nos consideran menores de edad o incapaces mentales, cuando los que son absolutamente incompetentes para generar una idea valiosa son ellos, habitantes definitivos del territorio de la chabacanería y la mediocridad.
 
Iban, pues, con la copla y la guitarra unos, con la canción protesta otros, con las funciones algunos y todos con la manifiesta apuesta
de cambio cuando, en enero de este nuestro 74, se presentó en las librerías un objeto de culto  que pasó a engrosar los estantes de
los libros preferidos. Su título Al sur de Granada y su autor, un británico estrafalario nacido en Malta que le dio por vivir en la
Alpujarra, respondía por Gerald Brenan o por Don Gerardo, según quien le llamara o con quien hablara, ingleses cultos del Blumsbury
o paisanos de Yegen. Leímos Al sur de Granada y nos conocimos mejor. Estábamos orgullosos de ser observados y puestos en letra
impresa, no nosotros, modernos y urbanos, sino nuestros antecesores, con sus costumbres y sus sueños, con sus plantas, sus
animales, en definitiva, con su acervo. Al sur de Granada, traducido por Eduardo Chamorro y editado por Siglo XXI fue algo más que
un relato antropológico o un simple libro de viajes: por las especiales circunstancias del país, por la personalidad del autor, por nuestra propia orfandad fue una especie de manifiesto desde el que partir para llegar al futuro que, tal vez, en Andalucía, pase, Dios  lo quiera, por La Ilustración Regional. Era ésta una revista nacida en Sevilla que pretendía recoger en sus páginas los trozos
fragmentarios de una cultura que se intuía común desde los diversos observatorios, pero no tenía ni un catálogo ni un escaparate. Porque entonces, parece necesario recordarlo, Andalucía existía poco, si acaso en el imaginario de los emigrantes que en el norte de  Europa se decían andaluces para encontrar más complicidades que las que obtendría si sólo fuera de Jaén o de Huelva.
 
Entonces, decía, nuestro mapa se dividía en provincias y Madrid. Teníamos España como unidad de destino en lo universal, pero
carecíamos de una comunidad intermedia que diera cobijo a algunas necesidades. Cuando varios ilustrados capitaneados por
Soledad Becerril e Ignacio Romero de Solís pusieron en marcha La ilustración regional quisieron rescatar del pasado el mejor tono
para analizar con precisión y elegancia el presente. Pero se adelantaron a su tiempo y la revista tuvo una vida exigua, pese a la
necesidad que teníamos de ella, pese a que su hueco permanece y, ay, permanecerá sin cubrir: hoy surgen revistas económicas o de
ecos mundanos, pero no apuestas interculturales donde se planteen preguntas y se trate de hallar alguna respuesta. La Ilustración Regional partía de un supuesto demasiado decimonónico para el vertiginoso Siglo XXI con el que ya se soñaba, aunque Internet todavía no estuviera en casa y los viajes galácticos aún no fueran una realidad a la vuelta de la esquina.

En el año 1974 Rafael Alberti, que seguía viviendo en Roma sin pasaporte para viajar a España, entró, lo que son las cosas, en
Granada. La Fundación Rodríguez Acosta organizó una exposición con la obra gráfica del poeta gaditano que nunca fue a Granada
porque los canallas facinerosos mataron a su amigo Federico García Lorca días después de la sublevación del 36, actuando, por
cierto, no en nombre propio, sino en el de una legalidad absolutamente inmoral que se perpetuaría cuatro décadas. Pero Alberti  acabaría entrando en Granada años más tarde y los asesinos de Lorca comprendieron, viendo el cariño de la gente, que habían perdido la partida histórica, que los cuarenta años de bravuconadas por las calles que consideraban suyas se iban a acabar. En el 74 Rafael Alberti entró, de alguna forma, en Granada. Y allí sigue instalado, en el corazón de quienes leen sus poemas o contemplan sus dibujos, mientras los que le negaban el pasaporte ya no están, aquellos rasgos se han borrado de la memoria porque, en el fondo, no eran personales, eran los de un régimen anacrónico, feo y mortal.

Por esos días el gobierno intervino el precio del aceite, situado en 68,5 pesetas litro. Desde la administración se empieza a favorecer
la producción de aceites más baratos, como el de soja, y se va orientando la producción del de oliva para los sectores con más
capacidad adquisitiva, como si los pobres no tuvieran paladar. Que lo tenían. Lo que faltaba, y faltaba de verdad en aquél año de
incertidumbre ante la continuidad del régimen, era dinero, que el salario mínimo no llegaba, el pluriempleo se iba acabando, la
reestructuración comenzaba en ciertos sectores y los trabajadores no tenían mecanismos para defenderse, aunque tampoco
permanecían impasibles ante las adversidades: el malestar social se manifestaba en huelgas valientes en sectores tradicionalmente
combativos, como los braceros del Marco de Jerez, más de ocho mil contra el arranque de cepas, o la de la de los trabajadores de
CASA o de Citesa, en Málaga, secundada prácticamente por la totalidad de la plantilla. En 1974 los trabajadores españoles no
teníamos libertad de sindicación. Por ley estábamos adscritos a una cosa común de empresarios y obreros -¿o éramos operarios?-
llamada Organización Sindical, que se representaba con muchos símbolos de concordia porque en las tierras del Caudillo por la
gracia de Dios se había superado la lucha de clases y la fraternidad reinaba como dicen que será en el paraíso. La verdad es que el
edificio aparente y sólido del Sindicato Vertical se iba resquebrajando, minado por trabajadores que sabían quienes eran y qué querían. En 1974, como antes y un poco después, se seguía practicando el bien llamado entrismo, para desesperación de los
enlaces sindicales franquistas, que ven surgir demócratas a su alrededor como setas en otoño.

Isidoro. Se cuenta que cuando Einstein vino a Madrid invitado por la Residencia de Estudiantes, conversó largamente con Luis
Buñuel. Luego alguien, quizá Salvador Dalí, le preguntó al aragonés acerca de qué habían hablado, a lo que Buñuel respondió lacónico: "De que todo es relativo". Y es verdad, todo es relativo, creía el Presidente Carlos Arias Navarro que hacía política
cuando nombraba vicepresidente segundo del gobierno al cordobés Rafael Cabello de Alba, y a muchos eso nos  parecía "vida oficial", oficio de funcionarios del régimen, sin capacidad de levantar pasiones o, simplemente, interesar. Sin embargo,
llamábamos política a lo que hacían otros, los socialistas, por ejemplo, que se reunían en el sur de París, en Suresnes, para
cambiar la imagen del partido de Pablo Iglesias cambiando personas, mensajes, tácticas y estrategias y así ganar elecciones
cuando, a la vuelta de la esquina, el dictador muriera, no antes, que ya había quedado demostrado que la vía portuguesa no
volvería a repetirse en Europa porque ni los Estados Unidos, ni la OTAN, ni Brandt querían más sobresaltos, que luego
neutralizarlos tiene costes y para qué. Entre los socialistas que fueron a París sobresalió el nombre de un sevillano que pronto
comenzó a circular de boca en boca. O los nombres, porque tanto se le llamaba, en aquellos primeros días, Felipe González, que
es lo que reza en su carnet de identidad, como Isidoro, nombre de guerra copiado de un santo sevillano, en definitiva, dos
retratos del mismo hombre que será el futuro, así que cuidado, que nadie lo toque estos días, o la Europa más envidiada tomará
cartas en el asunto y el desprestigio para España será irreversible. Bastó la advertencia para que la policía se tranquilizara y
dedicara sus jornadas a la persecución de otros con menos poder y con menos padrinos, como los comunistas del PCE que
organizaban Juntas Democráticas en barrios, o los del PTE o la ORT, tan activistas y omnipresentes. Así, poco a poco, los rasgos
del semiclandestino Isidoro se iban perfilando sobre otros dirigentes de la oposición democrática, con su carga de posibilismo, adecuación, juventud, trabajo y seguridad.Alfonso Guerra, que entonces todavía dirigía la librería Antonio Machado, escribió en la pizarra de Suresnes, según dijo más tarde, la historia de los años futuros, de una época a la que daríamos en llamar La Transición. Quizá Alfonso Guerra exageraba, pero es verdad que la apuesta del grupo del PSOE de Sevilla se impuso sin dudas ni reticencias. Felipe González recogió sus cosas de la casa del Porvenir sevillano porque tendría que vivir en Madrid reclamado por otro porvenir que pasaba por la calle del Pez Volador y seguiría en la Moncloa. Antes de eso, un periodista de El Correo de Andalucía, Juan Holgado Mejías, entrevistó en exclusiva al recién elegido secretario general del PSOE y los que ya éramos periodistas por entonces supimos que empezaba un tiempo nuevo porque la vida se abría paso también entre los titulares de los medios de comunicación, que era el lugar donde con más comodidad habitaban los decretos y las
disposiciones franquistas.
 
Entonces felicitamos a Juan por su entrevista y nos pusimos a pensar en el futuro que también nosotros, periodistas, tendríamos que construir y construimos. Que llegaría un año después, en noviembre, con La muerte, como titularía la revista Cambio 16. Mientras tanto, nos consolábamos pensando que al menos
teníamos Portugal y seguíamos viviendo a la contra, que
es otra forma de vivir.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición