Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
17 de diciembre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > CONVERSACIONES
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  08 de noviembre de 2011
  Juan Antonio Ruiz
  Ramón Bernal: Una vida compormetida con el socialismo
  La política siempre marcó la vida de Ramón Germinal Bernal Soto (Linares, Jaén 1925) hasta el punto de  se diputado por Málaga  en dos ocasiones (1977 y 1979), y senador en otras dos (1982 y 1986) .
Su padre, malagueño de nacimiento, había sido presidente de la Casa del Pueblo de Linares , “que entonces estaba por encima de la UGT y del PSOE, concejal y alcalde de esta localidad jiennense.
Al estallar la Guerra Civil, sus padres le mandaron refugiado a Francia, a principios de 1937, “porque mi hermana tenía terror a la guerra, y mi padre no quería que se fuera sola. Entonces tenía 13 años. En Francia estuvimos en un pueblecito 10 ó 12 días, y fueron unos familiares a recogernos y nos llevaron a un pueblo llamado Tornaison. A mi me acogió una familia de profesores, que eran socialistas, y a mi hermana otra familia, también de izquierdas, que eran españoles que llevaban muchos años en Francia”.
Sin embargo, poco antes de terminar la Guerra Civil , dan orden de que todos los españoles que están refugiados en Tornaison vuelvan para España.  “Hacía tiempo que no tenía noticias de mi familia desde que había acabado la Guerra. Cuando llegamos a España nos encontramos con el ‘cara al sol’ por la mañana, el ‘cara al sol’ por la tarde. No nos permitían abrir las maletas para sacar las conservas que traíamos, porque decían que teníamos que comer lo mismo que los españoles. Entonces comíamos en el Auxilio Social. Así estuvimos hasta que llegamos a Linares, en diez días. Al llegar a esta localidad nos llevaron a la comisaría, y durante el trayecto vimos ciudades tristes, apagadas, oscuras, destruidas. Íbamos horrorizados porquc cuando salimos, España estaba bien, y cuando llegamos nos encontramos un país destruido, donde se apagaban las luces. Al llegar a la comisaría, avisaron a mi familia, y vino mi madre y mi tía a recogernos, ya que estaban en la cárcel mi padre, mi tío…Los únicos que estaban fueran eran mi abuelo y las hembras, los varones en prisión”.
Al finalizar la Guerra Civil, a su padre lo metieron en la cárcel, “primero lo condenaron a pena de muerte, y a los nueve años le conmutaron la muerte por 30 años y un día de prisión.  Estuvo entrando y saliendo de prisión durante bastantes años”.
En Linares, Ramón Bernal estudia mecánico tornero, “yo siempre sido rebelde, he luchado en el sindicalismo tanto aquí como en cualquier país en el que haya estado. Cuando llego también comienzo a estudiar, también las leyes del trabajo y el Fuero de los Españoles, y a trabajar de aprendiz en una metalúrgica, a los 14 años, y también a reivindicar. Hubo un problema porque iban a despedir a unos trabajadores, la mayoría eran padres de familia numerosa, y según la ley de aquella época no se podía despedir a lo padres de familia numerosa, tenían que despedir a otros, les digo que no los pueden despedir y lo que tienen que hacer. Y me echan a mí a la calle. Después piden aprendices de la categoría mía, y según la ley, si habían despedido aprendices, éstos eran los primeros que tenían que entrar, reclamo  entro”.
Su relación con la política comienza en la posguerra “entonces yo no tenía contacto con el PSOE, son ellos los que vienen a buscarme en 1944. En Linares aparecen dos personas, ya mayores con aspecto más de campesinos quede otra cosa, y me dicen que necesitan una persona para hacer de enlace para ir a buscar la correspondencia a Baeza y que habían pensado en mí. Les digo que sí. Entonces me dan el nombre de contacto en la estación de Baeza, y así empiezo  a trabajar para el partido, hasta que produce la redada a mediados de los 40. En enlace se escapa, pero los de la estación de Baeza caen. Yo tuve suerte porque me había echado una novia para justificarme para ir la estación de Baeza,  y ese día ella había subido a Linares y yo no bajé, por eso no me pudieron coger”.
En 1947, su familia huyendo de la represión franquista se traslada a Málaga “aquí comienzo a trabajar en varios talleres metalúrgicos, con la idea de abandonar España. Intento meterme en un barco francés, pero me avisan de que iba a ir la policía. En esos momentos a mi padre lo vuelven a meter en a cárcel durante dos años y pico. Unos industriales de Sevilla se interesan por él para llevarlo como encargado a la fundición que tiene, y tras salir de la cárcel se va a trabajar a Sevilla, y yo me voy con él. En 1951, me entero por uno de los que trabajaban allí que el padre de estos  industriales había sido anarquista.  Hablo con uno de ellos sobre mis problemas con los papeles porque me encuentro muy fichado, y  Entonces abandona España en 1952 rumbo a Brasil. “En este país, un día me entero por el periódico que se va a celebrar el 14 de abril, día de la II República, en Sao Paulo, y voy allí  a celebrarlo, y ve a la gente, yo no sabía porque era la primera vez que iba, comienzan  a tirar latas de pintura roja al consulado. La policía carga, echamos a correr, y yo e digo a uno de los que venía conmigo, yo no conozco esto, y me dijeron ¡vente con nosotros!”. Me voy con ellos, y llegamos al Centro Gallego”. A este centro viene  “de vez en cuando, y me dí cuenta de que allí sólo había anarquistas y comunistas. Les pregunté si conocían  a algún socialista, y me respondieron que sólo conocían ugetistas. Me pusieron en contacto con ellos y organizamos el Partido Socialista en Sao Paulo y después la UGT”.
En Brasil estuvo once años. “Desde allí comenzamos a realizar ayudas a los refugiados, dinero, ayudamos a los cubanos,  allí conocí al Che que vino a que el presidente de Brasil le pusiera una medalla, y estuvimos con él y otros comandantes cubanos que venían con él. Allí se había organizado ciertos grupos al que pertenecía el general Delgado, que luego lo mataron. Se llamaba el Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación que fue el que arrestó el barco Santa María. Estábamos en este grupo que también estaba preparándose para luchar contra Franco y contra Salazar. Todo esto estaba hasta que se produjo el golpe militar en Brasil. Yo era muy amigo del presidente destituido, y tuvo que esconderme durante tres meses hasta que me consiguieron un pasaporte falso y me vine a Francia en 1963”.
Al llegar a Francia reside en la localidad de Carbonne, desde donde trabaja para el PSOE y la UGT en el exilio y es elegido secretario general de Sindicatos en el departamento de Tarn. “Veo la posibilidad de hacer en Carbonne un campo-escuela, una vez hecho los acuerdos con las autoridades francesas, se le  ofrece a la UGT, a Pascual Tomás,  a Mojino y lo aceptan. Y a este campo escuela que fue en los años 1968-1969, es donde por primera vez vienen andaluces, y allí conozco Alfonso Perales, a Alfonso Guerra, a Carmen Hermosín, y otros. Aquí es donde tomo contacto con los andaluces, sobre todo con Alfonso Guerra. En el campo-escuela de 1969 viene Felipe González”.
Sin embargo, “yo quería venirme a Málaga, pero Llopis no se fiaba de mí, porque fui el primer secretario del PSOE de Sao Paulo, en las asambleas que allí había se criticaban ciertas cosas, entre ellas cómo no tenemos gente en el interior que tiene que estar sino un secretario general, si un vicesecretario o un secretario de organización.”
Recuerda que “a Alfonso le explico mi idea de querer venirme a España, y el problema con Llopis. Pasado un tiempo me dice que iba a intentar llevarme a España. Pasan los años, y a mediados de 1974, en agosto vengo a Málaga y el partido en Toulouse me da la dirección de Rafael Ballesteros con quien conecto, y tras varias conversaciones deciden que me voy a venir para acá. También tengo una reunión con Luis Yáñez, que trabajaba en Carlos Haya, y me dicen que me venga ya. Pero yo no podía venirme inmediatamente, porque tenía que cumplir con la legislación francesa de tener que avisar con tres meses de antelación”.

Finalmente llega a Málaga a principios de 1975,  y meses después es “cuando conozco a Carlos Sanjuán y a otra gente, como el grupo de estudiantes que tenía en la Universidad  Antonio Nadal a su alrededor. En aquella época lo que se estudiaba y leía era de Rosa de Luxemburgo, Marta Harnecker, y cuando hablaba con ellos no nos entendíamos en ciertas cosas. Era lógico por su juventud. Yo lo decía muchas veces el joven que no es revolucionario de mayor no es nada”.

Viendo el deterioro de la situación política española a mediados de los 70, entiende que debían hacerse ver “éramos muy pocos. Salimos a pintar la ciudad unos siete u ocho, de veintitantos. No obstante, la primera pintada que aquí han los socialistas, en la Tabacalera, la hace gente de Huelva que pasaba por aquí, como Navarrete. Luego, en 1975, la hacemos nosotros y tenemos mucho éxito porque la gente creía que éramos muchísimos. También hicimos una manifestación, la primera que hizo el PSOE en Málaga principios o mediados de 1976. Salimos de la plaza de las Flores hasta el mercado de Bailén  con el lema “Socialismo es libertad”.

Bernal venía con las órdenes de reorganizar la UGT y al PSOE en Andalucía “A partir de la muerte de Franco, tiene lugar el congreso de UGT en 1976, y estamos más en la calle. En Málaga primero se organiza la UGT y su primer secretario es Hilario López Luna, lo elegimos en casa de un compañero”.

“Además – continúa- yo me viene aquí con la responsabilidad de reorganizar el partido en toda Andalucía y así fue. Visité Cádiz, en Sevilla estaba el grupo más numerosos, Málaga, Huelva. Donde no había nadie era en Almería, aquí sólo había un grupo de compañeros veteranos que eran cinco o seis, pero no había organización. Cuando yo llego me dicen que no sabían si irse al PSOE histórico o al renovado, hablo con ellos, y la suerte es conocían a mi padre y  a mí de pequeño, y por eso se vinieron con nosotros. En Granada era un grupo muy numeroso, sobre todo el grupo histórico que era muy grande, aunque estaban separados. En Jaén había un grupo muy pequeño en  la capital y nadie en los pueblos. En esta provincia la ejecutiva provincial se constituye en Linares, tanto del partido como de la UGT. A partir de ahí se empieza a crecer”.
Debido a su labor en el partido es elegido parlamentario por Málaga en cuatro ocasiones, a pesar de “yo quería volverme a Francia porque mi único hijo varón vivía en Francia. Además, yo tenía aquí trabajo. Los franceses me querían mucho porque aquí había hecho una labor sindical importante”.

Tiene un recuerdo amargo sobre la crisis de los socialistas malagueños en los 80
“yo nunca había estado en ninguna ejecutiva del PSOE. Me gustaba estar fuera y era el que ponía más bien paz que otras cosas. Sin embargo tuvimos un problema grave en Antequera con discusiones muy duras. Había una lucha entre Antonio Nadal y el grupo de Rafael  (Ballesteros). Aquí había discordias entre un grupo que se crea entorno a Ballesteros y Sanjuán, yo estaba con ellos, y les digo que veo cosas que no me agradan. Quizás soy demasiado puritano. Veía cosas pequeñitas, y que podían convertirse en grandes. Luego surge un grupo con Antonio García Duarte y otros más, pero no tenían imagen en el partido, y me piden que me presente con ellos para secretario general. Entonces me llaman del grupo de Rafael y me dicen que Antonio no gana el congreso: ¡No te presentes! Lo que provoca que decida presentarme y ganamos el congreso por una mayoría aplastante. Esto trajo consecuencias con la anulación, mediante fullerías del congreso provincial de 1985”.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición