22 de julio de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > BIOGRAFÍAS
 
  20 de junio de 2011
  Antonio Fernández Gil, Kayrós
  Jesús de Perceval, Señor de los anillos.
  Jesús de Perceval y del Moral nació en Almería el 18 de abril de 1915 y murió el dos de octubre de 1985. Su plural personalidad, rica en facetas, ocupa prácticamente todo el siglo XX de esta provincia. Fue pintor, escultor, animador de tertulias, teórico del indalismo, fotógrafo, publicista. Su capacidad de fabulación sirvió para entretener e ilusionar a muchísima gente. A él debemos básicamente la invención del Indalo como icono de carácter mitológico que tan buenos resultados ha tenido en la pintura, en el comercio y en el turismo. Los grandes avatares socio-políticos de este país como la República y la Guerra Civil, el Franquismo y la Transición, pocas veces se vivieron con tan entregada y dolorosa intensidad. Es más, yo diría que su protagonismo fue excesivo, en parte por la influencia de su poderoso abolengo, enraizado aquí desde la Conquista de Granada, y en parte también por su formación típicamente renacentista no exenta de una cierta fascinación social en un tiempo propicio y en un terreno abonado por el atraso y el miedo.

Perteneciente a un sector de la clase social ilustrada, cuyo riqueza dependía aún del poder de la tierra, Perceval no disimula sus recelos contra la burguesía mercantil que progresa mientras él se empobrece. Bien es verdad que no le interesa amontonar dinero ni entrar en el proceso productivo por creerlo impropio de un artista de su linaje, sin embargo pierde el tiempo en habladurías de café disparando frecuentes dardos contra los promotores incultos y compañeros de viaje como pueden ser, por ejemplo, arquitectos y aparejadores. Dueño de una gran biblioteca, lee de manera compulsiva y sin demasiado orden. No en vano sus gustos estudiantiles se dirigieron preferentemente hacia la historia antigua. En contraposición, su formación filosófica era muy débil. En verdad. hablaba como lo que era, un artista mediterráneo, dándole más importancia a la comunicación oral que a la escrita, anteponiendo incluso la leyenda que a la historia. Ahora bien, acertado o equivocado, su influencia en la sociedad almeriense fue enorme.

La Transición le sorprendió un poco a contrapié. Fundador de la Falange en el año 3l, señalado como miembro perteneciente a la derecha más tradicionalista y conservadora, detenido y encarcelado por rojo en Valencia, adonde vino para librarse de los fusilamientos en Almería, tuvo que ingeniárselas a fin de poder salvar el pellejo en los diversos cambios de régimen político por donde atravesaba. No se olvide que su primos fueron asesinados por los milicianos de la República. Parece normal, por tanto, que abrigara ciertos recelos con la llegada de la democracia. Había conocido escenas de la República y luego de la Guerra; tenía recuerdos amargos y menos amargos de los unos y de los otros. Después de haber ostentado cargos en la Delegación de Cultura con el Gobierno de Franco y el de la UCD, se atrevió incluso a defender en la prensa la aparición de un grupo de corte ultraderechista llamado Unión de la Falange Almeriense (UFA). Se explica, por consiguiente, su concepción elitista de la política. En vísperas del Referéndum para la Reforma Política escribió lo que sigue: “Diré Sí porque considero que diciendo Sí podrá ser escuchado mi pueblo. Diré Sí aunque este Sí me produzca dolor porque no creo mucho en las frágiles y cristalinas urnas democráticas”.

Perceval entiende la Patria como la tierra de nuestros padres. Tiene sospechas de la minorías que obedecen a sus propios intereses y no a los del pueblo. Y con frecuencia utiliza la frase joseantoniana sobre el destino de la urnas que es romperlas. Por esto y por otras muchas cosas de diversos órdenes, Perceval se hace imprescindible para quien desee conocer exhaustivamente la historia cultural y política de Almería en la etapa que va desde los años veinte hasta final del siglo XX.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición