26 de mayo de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > BIOGRAFÍAS
 
  20 de junio de 2011
  Ana Sánchez de Miguel
  Juan Sánchez de Miguel, urgencias de una vida
  Juan Sánchez de Miguel nace en Córdoba el día 20 de febrero de 1945. Después de estudiar el bachillerato en los colegios de El Carmen y Cervantes, de Córdoba, se trasladó a Madrid  para cursar la carrera de Derecho en el año 1963, residiendo en el Colegio Mayor San Francisco Javier. A través de su dedicación a las actividades culturales se manifiesta y se afianza en él una sensibilidad artística, afán de saber y cercanía humana que lo caracterizarán a lo largo de su corta vida.

Colabora en la revista Poesía Española y en los últimos años de su carrera milita en el Frente de Liberación Popular (FLP). Terminados los estudios en el curso 1968-1969, se queda a  vivir en Madrid  donde colabora con Joaquín Ruiz Jiménez en su Cátedra de Derecho Natural. Allí, posiblemente, toma cuerpo en él la vivencia angustiada de la realidad española que marcará su posterior compromiso político. Los acontecimientos en la Universidad de Madrid a comienzos de 1969, vividos intensamente por estudiantes, profesores y obreros a los que Juan se sentía ligado; los claros programas reivindicativos  de  libertad democrática, elaborados por estos mismos grupos; la posterior represión política y los expedientes académicos a los más preclaros catedráticos y alumnos, le plantean la necesidad de volver a Córdoba, su tierra, a la que se sentía llamado y obligado para, desde aquí, continuar lo que fue su vocación inalterable: la lucha por la justicia social.

Comienza a trabajar como abogado en el despacho de Joaquín Martínez Bjorman especializándose en Derecho Laboral.  En el año 1969 participa en el Congreso de la Abogacía de León, en el que se establecieron directrices para una liberalización de la sociedad española, principalmente dentro del ámbito jurídico. En diciembre de 1971 se independiza con otro compañero, Rafael Martínez Raez, montado su propio despacho, primero en la calle Doctor Fleming y más tarde en la plaza de San Felipe, dedicándose como profesional, en exclusividad, al Derecho Laboral. En enero de 1972 actúa por primera vez en el Tribunal de Orden Público.

En vísperas del primero de mayo del mismo año, la policía registra su despacho y a él se le retiene en Comisaría, lo que dio lugar a un amplio enfrentamiento entre la mayor parte de la abogacía cordobesa, que ya mostraba la necesidad social de democracia, y parte del estamento judicial, fuertemente  asido a un falso  principio de la legalidad franquista, aunque fuese de dudosa ética. En el mes de marzo de 1973 contrae matrimonio con Dolores en la capilla de la Escuela Técnica Empresarial Agrícola, ETEA Ese mismo año ingresa en el PCE. con el que venía colaborando  hacía tiempo y donde dejó una huella de cosas hermosas por hacer, sobre todo entre los jóvenes obreros. En el mes de junio de 1974 tiene un hijo, Sancho. El sueño de su vida, desde que tuvo conciencia de sí mismo, fue vivir de y para la creación literaria, para la poesía especialmente, pero siempre  supo que de él se necesitaban otras cosas con urgencia, y de ahí su angustia.

Hoy día su recuerdo permanece vivo entre todos aquellos que le trataron y a los que transmitió la autenticidad de su  pensamiento y de su vida. Murió el día 26 de mayo de 1975. Tenía 30 años recién cumplidos
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición