19 de noviembre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > BIOGRAFÍAS
 
  20 de junio de 2011
  Manuel Ruiz Romero
  La militancia de José María de los Santos
  José  María de los Santos López nace en el municipio sevillano de El Viso del Alcor en 1935. Durante los duros años de represión y hambre de la posguerra su padre, Manuel de los Santos López de Tejada, médico rural de esta localidad a través de su sensibilidad social, le inicia en el conocimiento de la clase jornalera, al igual que a su hermano mayor Diego de los Santos, con quien compartirá las mismas inquietudes andalucistas. Sacerdote salesiano y sociólogo fue uno de ideólogos del andalucismo.
Durante los últimos años de la dictadura de Franco José María de los Santos es, como en otros casos emblemáticos, uno de los sacerdotes comprometidos en pro de la llegada de las libertades. Momento histórico que sin duda marca a nuestro protagonista unos densos años de vida personal, intelectual y social. De esta manera interviene decidida y activamente en los cambios de las estructuras eclesiásticas para adaptarlas a este nuevo y progresista marco de relaciones sociales y públicas. Ello le lleva junto a su inquebrantable vocación religiosa a ser uno de los fundadores y promotores del colectivo de oposición Alianza Socialista Andaluza (ASA), nacido en 1973 al amparo de la primera conjunción de fuerzas progresistas del Estado denominada Junta Democrática y, de la que deriva en 1976 el denominado Partido Socialista de Andalucía (PSA) como embrión del andalucismo político moderno y al que proporciona sus primeras tesis ideológicas.
Pese a la inquietud intelectual que nos muestra la vida de José María, resulta evidente que lo fundamental de estas reflexiones son los contenidos que nos transmite, algunos premonitorios y, en muchos casos, todavía vigente. Unos y otros serán fruto de la experiencia profunda de un hombre que no sólo es un ideólogo humanista o un teórico socio analista, sino que sobre todo es, un gran militante de su pueblo desde una fe vital y aún a costa de los problemas que ello le acarreó en su tiempo.
En todo caso, es necesario reconocer la honradez del cristiano que con valentía bebe de la dialéctica marxista, mantiene sus votos religiosos y creencias a lo largo del tiempo y, que los enriquece con elementos propios de un compromiso cotidiano de lucha por la verdad de los hombres y mujeres de este rincón de la humanidad donde nos ha tocado vivir. Y hay que considerar igualmente en este extremo, su compromiso moral que le hace depurar las adherencias que las clases dominantes han tenido para con la fe como si de su monopolio se tratara, falseando no pocas veces el mensaje evangélico de igualdad, justicia y fraternidad.
Coincidiendo con la eclosión de la voluntad autonomista de los andaluces José María de los Santos, es uno de los que ayudan a recuperar y restaurar el denominado Andalucismo Histórico con Infante al frente. Pero además, mediante su obra Andalucía en la revolución nacionalista (1979), al amparo de un Estado generalizado de Autonomías al hilo de una Constitución recién aprobada, nos empuja a reflexionar sobre el modo de producción capitalista que ha logrado con el paso de las décadas conformar un país andaluz sin identidad propia. Muy al contrario, más bien de percepción desarraigada, dependiente, periférica y subdesarrollada. De ese modo nos invitaba a los andaluces a participar de una autonomía en la que Andalucía, como se llega a expresar en dicho texto, tome en sus manos su destino como pueblo, pero no sólo por ejercer unas posibilidades constitucionales, sino desde el convencimiento de que el proceso debe conllevar una intensa dinámica de transgresión y movilización social a través de la cual la población comience a edificar una nueva personalidad construida desde las legítimas reivindicaciones no sólo políticas sino también sociales, culturales y económicas. No nos sirven los nacionalismos románticos ni las declaraciones idealistas –nos sentenciaba José María–, y con ello nos animaba a todos a la participación activamente del reto.
Con seguridad la culminación de su productivo análisis sobre nuestra tierra y sus gentes elaborado a través de buena parte de su producción bibliográfica, lo constituye la obra Sociología de la transición andaluza (1990). Tesis doctoral que ha sido publicada íntegramente el 2002 bajo el título Andalucía en la transición (1976-1982).
Pero su olfato intelectual va más allá de la simple descripción de los fenómenos por los que transcurres las sociedades y los pueblos. José María de los Santos es fundamentalmente un profesor-maestro que con ojos de pedagogo contempla, analiza y quiera cambiar la realidad donde está inmerso. Más allá de una visión crítica a modo de justificación científica con el ambiente que le rodea, nos encontramos ante un hombre con una profunda creencia y convicción en los cambios personales y grupales que genera la educación en su sentido más íntimo, amplio y noble. Ello justifica su empeño a la hora de consolidar en Sevilla una Escuela universitaria de Trabajo Social.
Comprobando el gozo y la serenidad con que transcurre la vida de José María, parece difícil comprender que un corazón tan vivo y grande, acabara por romperse entre la rapidez y las exigencias de los tiempos. El Dios en el que tanto confió José María y del que tanto fue su testimonio así lo quiso. Y lo dispuso con la seguridad de buscar un magnifico interlocutor para conocer mejor a los andaluces. Por eso un 7 de enero de 1990 nos dejaba joven de espíritu. Desde la plenitud de un pensador atrapado, por la densidad que procura el transcurso de una vida intensa, imbuida de ética, consecuente, esperanzada, sustentada sobre arraigadas convicciones y llena de amor y amistad. Su pueblo natal, recientemente, le ha nombrado por unanimidad Hijo Predilecto.Lqa
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición