19 de noviembre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > BIOGRAFÍAS
 
  20 de junio de 2011
  Antonio Torres
  Manuel del Águila, "si vas pa la mar"
  El intelectual Manuel del Águila Ortega (El Alquián, Almería, 1917), hijo de comerciante y de maestra nacional, fue compañero en el instituto (1926) del escultor Jesús de Perceval y del que sería más adelante esposo de la añorada profesora Celia Viñas. Practicó deporte intensamente, principalmente natación, ciclismo, tenis y vela. Hizo oposiciones a la cátedra de Francés de la Escuela de Artes y Oficios de Almería (1950), y tuvo academia propia de idiomas durante medio siglo, con un censo de alumnado superior a los 2.800. Se presentó a oposiciones al Ministerio de Agricultura con destino en Almería. Y así llegó.

Tiene una visión particular de la Transición. “Al principio, tuve mis dudas porque había gente poco fiable, franquistas e hijos del régimen. Aquí en Almería seguía oliendo a censura en el panorama cultural con las típicas tertulias porque la gente vivía en torno al café y las terrazas, prodigándose la crítica despiadada, propia de una ciudad pequeñita”. Del Águila es escritor, poeta, musicólogo, estudioso de las raíces musicales almerienses. Autor de ‘El fandanguillo’ de Almería, es corresponsal literario de RNE en el periodo 1960-1975. En 1955, fue premiado su cuaderno de Canciones andaluzas, en la que se incluyó su célebre ‘Si vas pa la mar’. Para la radio del franquismo entrevistó a todos los actores famosos que pasaron por Tabernas. Vivió los acontecimientos clave de las bombas de Palomares; la inauguración del Parador de Turismo Reyes Católicos de Mojácar (1966) y desde ese año trazó amistad personal con Manuel Fraga, quien en otras visitas turísticas a la provincia en calidad de ministro de Información Turismo requirió la conversación y colaboración con el creador almeriense. Así ocurrió durante la inauguración del Aeropuerto de Almería en 1968, con asistencia de Franco. Cuando el sistema le obligaba a redactar textos descaradamente favorables al régimen recurría a falsas enfermedades con los que se “autoinculpaba”. Un familiar directo, funcionario del Gobierno Civil y de la Jefatura Provincial del Movimiento, le salvó en alguna ocasión del ostracismo más miserable. “No tengo mucha confianza en una derecha que ensanche la democracia y la libertad porque son los hijos y los nietos de sus padres y de sus abuelos, donde la palabra democracia y libertad sonaban a anatema, no se podían ni decir aunque confío en que seremos más europeístas y cultos en el futuro”

Colaborador de Ideal y La Voz de Almería y de los periódicos nacionales ABC, La Vanguardia… Del Águila es uno de los escritores costumbristas más importantes del siglo XX en Almería. Es autor de la canción literaria como forma expresiva: ‘Almería en el recuerdo’, ‘Seis chiquillos en la orilla’… Autor musical de las canciones andaluzas, ‘Si vas pa la mar’, que Manolo Escobar cantó por toda España. ‘Peteneras de la orilla’ y ‘Zorongo de la luna’,  premiadas por la Universidad de Barcelona en 1953. Estas canciones se editaron en 1955.

Estudioso del origen estudiantil de Federico García Lorca, material que aportó a Ian Gibson para la elaboración de la biografía del autor del Romancero gitano. Una vez el pintor indaliano Cantón Checa afirmó: “Creo que Almería le debe más a Manolo del Águila de lo que muchos nos hemos parado a pensar”. El abogado y escritor Emilio Estevan Hanza dijo: “Que perviva y se eternice su savia juvenil”. En una ocasión, la periodista de La Voz de Almería, Antonia Sánchez Villanueva, le preguntó sobre la aportación de la cultura de los invernaderos y Del Águila respondió: “Ha aportado sobre todo holgura económica. Hay mucha gente que trabaja. En tiempos de las minas y de la uva era una ciudad dormida o adormilada que vivía de las cosechas y un poco señoril, puesto que todo el mundo tenía su finquita. Había cierto señorío y la gente se sujetaba a aquello, era un poco indolente y vaga. Estaban mucho en la puerta de los cafés”.

El Instituto de Estudios Almerienses homenajeó a Del Águila en 2002 con el libro Homenaje a Manuel del Águila Ortega en el que escribieron textos poetas y los periodistas Miguel Naveros, Pedro Manuel de la Cruz, Antonio Fernández Gil, María Rosa Granados, Francisco Moncada y este autor, entre otros amigos. Se puede asegurar que Manuel del Águila dignificó el siglo XX en Almería. Y un hombre bueno, más que bueno muy inteligente, en el buen sentido de la palabra. La Universidad de Almería le homenajeó en 2005 durante los cursos de verano. Al joven Manolo del Águila todavía le quedan más reconocimientos porque sigue estando “en la pomada” de la creatividad, la socarronería y la audacia que genera la edad, y su libertad para saber decir no.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición